Chicago/Ginebra. Tras 30 años de esfuerzos para la prevención del sida, los líderes mundiales pueden tener que cambiar ahora el foco para gastar más en medicamentos para tratar la enfermedad, a medida que salen nuevos datos que muestran que es también la mejor forma para impedir la propagación del virus.

La Asamblea General de la ONU abordará el tema la semana próxima cuando evalúe los progresos en la lucha contra la enfermedad - de la que se tuvo noticia por primera vez el 5 de junio de 1981 -, que ha infectado a más de 60 millones de personas y se ha cobrado casi 30 millones de vidas.

La reunión estará guiada a buen seguro por los nuevos datos que muestran que un tratamiento temprano del virus de la inmunodeficiencia humana, o VIH, puede reducir su transmisión a la pareja en un 96 por ciento.

"Desde hace mucho tiempo ha existido esta dicotomía y tensión artificial entre el tratamiento y la prevención. Ahora está muy claro que el tratamiento es la prevención y el tratamiento es un parte importante de una estrategia de combinación con múltiples facetas", dijo el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas del Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), a Reuters.

Fauci, que ha hecho de la investigación del sida su tarea vital, tiene un importante papel que jugar en el debate sobre el estudio financiado por el NIH hecho público el 12 de mayo.

En todo el mundo, el número de personas que viven con VIH creció a 34 millones para finales de 2010, desde los 33,3 millones de un año antes. Pero en los países más pobres, la mayoría de los pacientes que podían recibir tratamiento antirretroviral no accedían a él , según UNAIDS.

"Hace un mes, no teníamos esos datos. La gente aún estaba diciendo 'bueno, no estamos seguro de si tratando a la gente vamos a impedir la infección'", dijo Fauci. "Los legisladores han de sentarse y decir 'ahora que sabemos esto, ¿va a ser suficiente incentivo para cambiar nuestra política?".

Eso puede significar redireccionar, o reforzar, el gasto global para luchar contra el sida, particularmente cuánto se gasta en educación o investigación frente a los retrovirales que permiten a los pacientes vivir con la enfermedad contenida durante muchos años.

En 2010, se gastaron casi US$16.000 millones en dar respuesta al VIH en los países de ingresos bajos y medios, según el Programa de la ONU contra el sida.

UNAIDS dice que se necesitarán al menos US$22.000 millones para combatir la enfermedad en 2015, ayudando a impedir 12 millones de infecciones nuevas y 7,4 millones de muertes más en la próxima década.

En todo el mundo, el número de personas que viven con VIH creció a 34 millones para finales de 2010, desde los 33,3 millones de un año antes. Pero en los países más pobres, la mayoría de los pacientes que podían recibir tratamiento antirretroviral no accedían a él , según UNAIDS.

Fauci dice que ya ha abordado este tema con legisladores y puede hacer públicos sus puntos de vista sobre los cambios políticos necesarios en la reunión de la Sociedad Internacional del sida en Roma.

"No creo que sirva para todos", dijo Fauci sobre la política. "Ciertamente va a ser una diferencia entre cómo se ven las cosas en el mundo desarrollado y en el mundo en vías de desarrollo. Y dentro del mundo desarrollado, creo que será un tema país por país".

El director ejecutivo de UNAIDS, Michel Sidibe, señaló que el sida seguía siendo "una metáfora de desigualdad" ya que la mayoría de los pacientes viven en África, donde cada año nacen casi 400.000 bebés con el VIH.

"Si eres un privilegiado y naces en el Norte, no morirás del sida. Si eres un privilegiado y naces en el Norte, no tendrás un bebé con sida", dijo Sidibe.

"Los países han de empezar a contemplar una financiación nueva. Tenemos que tener medicinas que no sean sólo para el mercado rico".