Bares, restaurantes, cines y escuelas cerraron desde Nueva York y Los Ángeles a París y Dubái en un esfuerzo mundial para combatir la pandemia de coronavirus, mientras los mercados financieros se derrumbaban pese a las medidas de emergencia tomadas por los bancos centrales.

Alemania pidió a sus habitantes que cancelen las vacaciones, mientras Canadá y otros países cerraron sus fronteras a todos los visitantes. En España, con el segundo mayor número de casos de COVID-19 en Europa tras Italia, la policía usó drones para ordenar a las personas quedarse en sus casas.

Las aerolíneas recortaron vuelos y empleos, y pidieron a los gobiernos miles de millones de dólares en préstamos y subvenciones.

En contraste a lo que pasa en gran parte del mundo, México y Brasil celebraron grandes manifestaciones políticas y Reino Unido mantuvo abiertas sus escuelas.

Los mercados mundiales se hundieron este lunes, con los índices bursátiles de Wall Street cayendo más de un 7%, ya que el segundo recorte de emergencia de las tasas de interés de la Reserva Federal a casi cero avivó los temores de una recesión impulsada por el coronavirus.

Los líderes de los países que conforman el G7 dijeron este lunes que están haciendo de su respuesta a la pandemia de coronavirus una prioridad y coordinarán las medidas de salud pública para ayudar a estabilizar la economía global.

Los ministros de finanzas de la UE planeaban una respuesta económica coordinada al virus, que según la Comisión Europea podría empujar a la Unión Europea a la recesión.

Los líderes de los países que conforman el G7 dijeron este lunes que están haciendo de su respuesta a la pandemia de coronavirus una prioridad y coordinarán las medidas de salud pública para ayudar a estabilizar la economía global. Un asesor de la Casa Blanca afirmó que Estados Unidos podría inyectar 800.000 millones de dólares o más a la economía.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a todos los países que incrementen sus programas de pruebas como la mejor manera de frenar el avance de la pandemia.

"Tenemos un mensaje simple para todos los países: exámenes, exámenes, exámenes", dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa en Ginebra. "Todos los países deberían poder examinar a todos los casos sospechosos. No pueden combatir esta pandemia con los ojos vendados".

Empeora en Italia. En Italia, hubo 368 nuevas muertes por el brote del domingo, una cifra diaria más grave de la que incluso China informó en el auge del brote que golpeó por primera vez a su ciudad central de Wuhan.

 

"Muchos niños piensan que da miedo", dijo la primera ministra noruega, Erna Solberg, en una rueda de prensa dedicada a responder las preguntas de los niños sobre la pandemia. "Está bien tener miedo cuando suceden tantas cosas al mismo tiempo".

Varios países prohibieron las reuniones masivas como deportes, eventos culturales y religiosos para combatir la enfermedad respiratoria de rápida propagación que ha infectado a casi 175.000 personas en todo el mundo y provocó la muerte de más de 6.700.

Hace apenas un mes, los mercados financieros estaban alcanzando niveles récord bajo el supuesto de que el brote estaría en gran parte contenido en China. Ahora ha habido más casos y más muertes fuera de China continental que dentro.

*Ver gráfico interactivo de la propagación del virus en el mundo aquí.