Bruselas. La población de la Unión Europea superó los 500 millones a principios de este año, y la inmigración supuso la mayoría de ese aumento en 2009, según estimaciones hechas públicas el martes.

La agencia europea de estadísticas Eurostat dijo que la UE sumó 1,4 millones de residentes en 2009, incrementando la población del bloque de 27 países de 499,7 millones a 501,1 millones.

El 63% del incremento - casi 900.000 personas - se debió a migración neta, que tiene en cuenta llegadas y salidas, mientras que el resto se debió a nacimientos.

Las cifras refuerzan el papel creciente de los inmigrantes en la UE, cuya población envejece cada vez más. Para 2030, más de una cuarta parte de los habitantes del bloque tendrá más de 65 años, según ha augurado la Oficina de Referencia de la Población con sede en Washington.

Italia registró el mayor número total de inmigrantes que cualquier otro país de la UE, con 318.000, mientras que Reino Unido fue el segundo con 182.000.

En general, la población creció en 19 países de la UE, entre ellos España, y bajó en ocho, con los niveles más altos de crecimiento en Luxemburgo, Suecia, Eslovenia y Bélgica. Lituania, Letonia y Bulgaria vivieron las mayores reducciones en población en general.

Con respecto a 2008, la tasa de migración neta cayó significativamente desde 2,9 por cada 1.000 personas a 1,7 por 1.000.

El crecimiento natural de la población también cayó ligeramente, de 1,2 a 1 por cada 1.000 personas.

Turcos y marroquíes lideraron la lista de nuevos ciudadanos de la UE en 2008, según datos de Eurostat hechos públicos el 6 de julio.

La UE sigue siendo un destino popular para los emigrantes y muchos de ellos, sobre todo de Turquía, norte de África y Latinoamérica, quieren quedarse lo suficiente para convertirse en ciudadanos del bloque.