Santiago. La pobreza en Chile, después del terremoto de febrero pasado, aumentó 3%, es decir, unas 500 mil personas se volvieron pobres, según indica la encuesta posterremoto encargada por el ministerio de Planificación de Chile (Mideplan).

El estudio explica que la mayoría de las familias tenían como jefe de hogar a mujeres. Además, la escolaridad llegaba a un promedio de 8,7 años.

También el documento reflejó que 8,8% de las personas que vivía en las regiones afectadas experimentó daños de consideración en sus viviendas, en tanto que la cifra se incrementa al 17,3% cuando se contempla solo a los habitantes de las tres regiones más afectadas. Solo 4,6% del quintil más rico experimento daños, mientras que 12% era de familias de ingresos bajos.

El estudio tenía como objetivo medir el impacto del fenómeno natural en la población, revelando que antes del evento trágico había 15,1% de personas chilenas en situación de pobreza, pero que después del movimiento telúrico esa cifra aumentó.

La encuesta Casen, hecha por el Mideplan y que mide la pobreza en Chile, contempla un escenario base, desde 2009, de 16,4% de pobres, por lo que se llega a un total de 19,4% de personas en situación de pobreza si se suma al 3% que se incluyó en la reciente encuesta.

Un documento del gobierno chileno explica que la diferencia entre el 15,1% y 16,4% se debe porque “al tratarse de una encuesta panel, no corresponde ajustar de acuerdo al sistema de cuentas nacionales”.

En declaraciones difundidas este martes por el diario La Segunda, el ministro de Planificación, Felipe Kast, mencionó que “el valor agregado de la encuesta es poder evaluar el impacto del terremoto en otras variables no tradicionales como el estrés postraumático y la necesidad de tener políticas públicas que enfrenten ese problema (…) nos muestra la necesidad de tener indicadores de medición que incorporen variables no tradicionales de la pobreza como vivienda y educación”.

Además, el ministro agregó que “esta encuesta nos demuestra que vivimos un terremoto/tsunami también en los social muy masivo, lo que hace que la reforma social que tenemos hoy día en el Congreso, que incluye al ministerio de Desarrollo Social y el ingreso ético familiar, sean más urgentes que nunca”.