Santiago. El lavado de activos es un tema que preocupa a nivel global y, en ese marco, en diciembre próximo Chile rendirá examen ante el Grupo de Acción Financiera de Sudamérica (Gafisud) por su política de prevención, combate y persecución del lavado de activos. Aunque de antemano se sabe que el país muestra falencias que podrían conducir a una evaluación insatisfactoria.

Es que desde 2006 se encuentra en el Parlamento chileno un proyecto que otorga nuevas facultades para la Unidad de Análisis Financiero (entidad dependiente del ministerio de Hacienda), la encargada de la prevención de este tema. Iniciativa legal que establece como delito base para la comisión de lavado de activos, situaciones como la piratería, el contrabando y la comercialización de pornografía infantil.

La directora de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) de Chile, Tamara Agnic, en conversación con AméricaEconomía.com, alertó sobre esta situación que podría significar una mancha en la imagen internacional de un país que se define como abierto al mundo.

Agnic explicó que la institución que dirige tiene como norte la prevención del lavado de activos desde el ámbito administrativo, poniendo como eje proteger la actividad económica y financiera.

“Estamos aplicando una nueva política institucional de fiscalización, destinada a asegurar el cumplimiento de las normas e instrucciones preventivas de lavado de activos”, puntualizó.

"Esperamos que termine su tramitación (del proyecto) lo antes posible porque de no ser así, evidentemente Chile arriesga salir mal evaluado internacionalmente en sus capacidades de prevención, persecución y sanción antilavado de activos".

Añadió que “hemos puesto un énfasis fiscalizador, justamente porque si bien la ley se presume conocida (…) hemos identificados que no todos están al día en cuanto a las obligaciones específicas que les impone la ley y nuestra normativa”.

De hecho, se determinó que había 2.200 empresas y personas naturales que estaban en incumplimiento, al no estar registrados en la UAF. Después de reforzar las tareas fiscalizadoras, se han registrado 1.300, “por lo tanto, todavía hay algunas que están incumpliendo totalmente la normativa”, advirtió.

Prevenir la utilización de sectores para lavado de activos

-¿Qué se busca con esta intensificación fiscalizadora?
-Lo que nosotros estamos previendo es que los sectores se protejan de ser utilizados como vehículos de lavado de activos. Generalmente se tiende a pensar que lo que nosotros estamos sancionando son personas que están lavando dinero; no es así, son sectores que no han adoptado los debidos resguardos para dificultar a los lavadores. A nosotros nos interesa que estén todos los sectores lo suficientemente fortalecidos en cuanto a las barreras que les colocan a los lavadores, para que no sean utilizados sus sectores como vehículo de lavado.

-¿Dónde están los sectores con mayores falencias y que podrían ser utilizados para lavado?
-Estamos elaborando un mapa de riesgo por sectores económicos, que nos va a dar una identificación de aquellos sectores que, estando obligados por ley a reportar operaciones sospechosas, pudieran ser más vulnerables de ser utilizados como vehículos para lavar dinero. Contamos con las asistencia del Fondo Monetario Internacional y esperamos ya a fin de año tener este mapa que va a ser clarificador para guiar nuestra función fiscalizadora.

-¿Y este mapa de riesgo será utilizado internamente en la UAF?
-Internamente y también va a estar a disposición para que los propios sectores se puedan ver reflejados ahí, y en la medida en que vean que son más vulnerables, adquieran más conciencia y adopten las medidas necesarias para fortalecer sus empresas.

-¿El mapa estaría listo en diciembre?
-Nosotros esperamos terminar en diciembre, por lo menos tener ya la metodología y ojala en marzo del próximo año ya tenerlo clarito por sector.

El examen que prepara Chile

-¿Cuál es la situación de Chile?
-Hay un organismo regional que es el que nos evalúa cada cierto tiempo, que es el Gafisud, una organización espejo del GAFI, que es el organismo internacional. El Gafisud es el que reúne a nueve países de Sudamérica más México, Costa Rica y Panamá. Es este grupo que cada cierto tiempo nos hace revisiones del estado general de nuestro sistema preventivo y combativo. En 2006, fue la última. Nosotros estamos ya ad portas de tener la evaluación definitiva, que va a ser en diciembre próximo, y ahí vamos a poder tener una idea más clara de cómo está nuestro país en cuanto al cumplimiento de los distintos estándares que se nos exigen.

-¿En qué pié está Chile para rendir este examen?
-Hay algunas exigencias internacionales a las que no hemos dado cumplimiento y que ya nos fueron observadas en 2006; desde ese momento tenemos en trámite el proyecto de ley cuyo objetivo principal es actualizar la legislación conforme a los estándares internacionales y que todavía no termina su tramitación. Se reactivó la semana pasada, fue aprobado en la comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado, y posteriormente también fue aprobado en general en la sala del Senado y volvió para el análisis en particular a la comisión de Constitución. Así que esperamos que termine su tramitación lo antes posible, porque de no ser así, evidentemente Chile arriesga salir mal evaluado internacionalmente en sus capacidades de prevención, persecución y sanción antilavado de activos.

-¿Y qué significaría para Chile salir mal evaluado?
-No quisiera decir mal evaluado, pero no tan bien evaluado. Esto siempre afecta obviamente la calificación global del país; podría Chile incluso ser incorporado a alguna lista de seguimiento intensificado por incumplimiento de los acuerdos internacionales.

-¿El proyecto ya debería ser ley a fines de 2010?
-Sería lo ideal tenerlo a mediados de diciembre de 2010. La sanción del informe está prevista para el 18 de diciembre (...) El proyecto está con suma urgencia.

-¿Este es el único punto que le falta a Chile?
-Nunca los países salen 100% en todo, pero en esto uno entiende que los países van evolucionando (…) Lo que pasa es que en el ámbito legislativo, desde 2006 a 2010, Chile prácticamente no exhibiría ningún avance.

-¿Qué incorpora el proyecto?
-El proyecto modifica la ley de la UAF otorgándole más facultades a la UAF, pero incorporando algunos delitos base adicionales. Hoy día está fuera, por ejemplo, todo lo que tiene que ver con falsificación y piratería, aunque eso a nivel internacional constituye fuente de recursos ilícitos que dan posteriormente origen al lavado de dinero.

-O sea que este proyecto aborda el tema de la piratería.
-Lo establece como un delito base o precedente, cuya ganancia tiene que ser posteriormente lavado. También está incorporado el contrabando y algunos otros delitos aduaneros, y la comercialización de pornografía infantil. Hoy día como delito base solamente está la promoción de la pornografía infantil, y sin embargo, lo que da dinero es la comercialización de esa pornografía. Entonces, esos son algunos delitos que desde el punto de vista internacional debiesen estar ya incorporados como delito base o precedente de lavado, y todavía no los tenemos (...) Vendrían a ser como delitos nuevos que se adicionan al catálogo de delitos ya establecidos que son fuentes de lavado, como el narcotráfico, la corrupción, el cohecho, la malversación de caudales públicos, el tráficos de armas, de órganos, por mencionarte algunos. Esos ya son delitos cuyo producto es fuente de la comisión del siguiente delito, que es el lavado de activos.