Phoenix. Cerca de 50.000 negocios de latinos en Arizona son afectados por la ley de inmigración de Arizona, de acuerdo a la cámara hispana de comercio de Arizona.

La mayoría de las empresas son negocios familiares pequeños en la zona de Phoenix, informó la entidad. Si bien, la cámara no tiene un dato que cuantifique el impacto económico de la ley de inmigración estatal sobre las empresas que dependen de los inmigrantes, sí advirtió que hay empresarios que dicen del hundimiento en el gasto desde que la medida fue aprobada.

Lo anterior ha dejado en la incertidumbre el futuro de muchas empresas, amenazando los trabajos de sus empleados, tanto inmigrantes legales como ciudadanos estadounidenses.

Los negocios que dependen de los inmigrantes, desde cafés y compra-venta de autos hasta tiendas de piñatas en la capital estatal de Arizona, Phoenix, dicen que ya han sido fuertemente golpeados por el temor que atraviesa a la comunidad hispana.

Hace un mes, la cafetería mexicana de Efrain Gaytan estaba repleta de obreros inmigrantes atraídos por un desayuno de huevos y burritos antes de ir a trabajar como paisajistas y jornaleros en Phoenix.

Pero cerca de las 8.00 hora local (1200 GMT) sólo hay tres mesas ocupadas gracias a que los clientes fueron ahuyentados por la endurecida nueva ley de Arizona que se enfoca en los inmigrantes ilegales, aunque la ley no entrará en ejercicio hasta julio.

"Antes había un montón de personas desayunando, pero ahora todos están preocupados de que los van a sacar", dijo recientemente Gaytan, de 42 años.

La ley de Arizona requiere que la policía estatal y local, luego de realizar un "contacto legal", revise la situación migratoria de cualquiera que ellos sospechen de manera razonable que se encuentra ilegalmente en el país.