París. Decenas de líderes mundiales, entre ellos jefes de Estado musulmanes, se congregaron el domingo en París para sumarse a cientos de miles de franceses en una marcha, en medio de intensas medidas de seguridad por el tributo sin precedentes a las víctimas de los ataques islamistas ocurridos esta semana.

Horas antes de la manifestación, apareció un video en internet con uno de los hombres armados antes de tomar rehenes el viernes en un supermercado de comida judía, donde murieron cuatro personas antes de que el agresor fuera abatido a tiros por la policía.

El atacante aparecía sentado, vestido con indumentaria blanca, con un arma a su lado.

"Será una manifestación sin precedentes que quedará escrita en los libros de historia", dijo el primer ministro francés, Manuel Valls.

Unos 2.200 policías y soldados vigilaban las calles de París para proteger a los manifestantes de posibles atacantes, y había francotiradores en los techos de los edificios además de efectivos vestidos de civil entre la multitud.

Los alcantarillados de la ciudad fueron revisados antes de la vigilia y las estaciones del tren subterráneo en la ruta de la marcha estarán cerradas.

La manifestación silenciosa, que empezaba a las 1400 GMT, refleja el profundo shock que se sintió en Francia y en todo el mundo por el peor atentado islamista en una ciudad europea en nueve años.

En Francia, los atentados plantearon cuestionamientos sobre la libertad de expresión, la religión y la seguridad, y más allá de las fronteras francesas expuso la vulnerabilidad de los países a ataques en los centros urbanos.

Un funcionario del palacio presidencial citó al mandatario Francois Hollande cuando dijo a sus ministros: "Hoy París es la capital del mundo. Todo nuestro país se alzará y mostrará lo mejor de sí".

Diecisiete personas, entre ellos periodistas y policías, fallecieron en tres días de violencia que comenzó con un tiroteo en el semanario satírico Charlie Hebdo el miércoles y acabó con una toma de rehenes en un supermercado judío el viernes. Tres hombres armados fueron abatidos.

Lealtad al Estado Islámico. Un video que apareció en internet muestra a un hombre que recordaba al atacante en el supermercado Kosher. El sujeto declaró su lealtad al grupo insurgente Estado Islámico y exhortó a los musulmanes franceses a seguir su ejemplo.

Una fuente policial de la unidad de anti-terrorismo francesa confirmó que se trataba del atacante, Amedy Coulibaly, en un video grabado antes de la toma de rehenes.

En un soleado día de invierno, miles de personas se reunieron temprano para colocar coronas para las víctimas en la Place de la Republique, al inicio de la ruta para la marcha por París. Gigantescas letras pegadas a una estatua en medio de la plaza decían "Pourquoi?" ("¿Por qué?")

Durante la noche anterior, un cartel iluminado en el Arco del Triunfo decía "Paris est Charlie" ("París es Charlie").

"Estoy aquí para demostrar que los terroristas no han ganado, por el contrario, esto está uniendo a personas de todas las religiones", dijo Zakaria Moumni, un ciudadano franco-marroquí que portaba una bandera francesa.

Lori Peres, de 12 años y que asistía a la marcha junto a su madre y a su hermano, dijo: "Para mí esto es como honrar a mis seres queridos, como si fuéramos una familia (..) Tuvimos una lección sobre esto en la escuela".

La canciller alemana, Angela Merkel, el presidente español Mariano Rajoy, y los primeros ministros británico e italiano, David Cameron y Matteo Renzi, están entre los 44 líderes extranjeros que asisten a la marcha con el mandatario Hollande.

También participan el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, y el líder israelí, Benjamin Netanyahu, quien previamente en el día alentó a los franceses judíos a emigrar a Israel.

"Será una manifestación sin precedentes que quedará escrita en los libros de historia", dijo el primer ministro francés, Manuel Valls. "Debe demostrar el poder y la dignidad del pueblo francés, que alzarán la voz para expresar su amor por la libertad y la tolerancia", añadió.