Pekín. La crecida de un río en el sur de China causó una grieta en un dique y puso en riesgo a 145.000 residentes, mientras que las intensas precipitaciones que han dejado casi 200 muertos siguen afectando a gran parte de la región, reportó este martes la prensa estatal.

El río Fu en la provincia de Jiangxi rompió una barrera protectora el lunes a última hora, amenazando la cercana ciudad de Fuzhou.

Las autoridades luchaban por reparar la brecha y evacuaron a los residentes que viven cerca del dique Changkai, dijo la agencia oficial de noticias Xinhua citando a funcionarios locales.

Unas 68.000 personas fueron llevadas a terrenos más seguros y 1.200 fueron rescatadas de la inundación, reportó Xinhua. Hasta el momento no se han registrado víctimas fatales como consecuencia de la ruptura en el dique.

Más de 10.000 personas, incluyendo soldados y oficiales de policía, intentaban reparar el dique con bolsas de arena y otros elementos, agregó Xinhua.

El presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao han instado a realizar "todos los esfuerzos posibles para combatir las inundaciones y salvar vidas" luego del colapso del dique, indicó la agencia.

La televisión estatal mostró imágenes tomadas desde un helicóptero de lo que describió como una "ilimitada extensión de agua" que cubría tierras agrícolas, caminos y áreas residenciales.

Las fuertes lluvias registradas en el sur de China durante la semana pasada han dejado al menos 199 muertos y unos 123 desaparecidos, en medio de ríos que se salieron de sus cauces y deslaves que cortaron caminos y vías férreas, dijo el ministerio de Asuntos Civiles.

Las inundaciones han causado hasta el momento daños económicos por unos 42.120 millones de yuanes (US$6.200 millones), con más de 1,6 millones de hectáreas de tierras agrícolas inundadas y unas 195.000 casas derrumbadas, agregó el ministerio.

En partes de las provincias de Fujian y Guangdong más de 1.000 milímetros de lluvia han caído en los últimos días, informaron medios estatales. Se han pronosticado lluvias adicionales para el resto de la semana.

Las precipitaciones han provocado inundaciones masivas, anegando cultivos, interrumpiendo el tráfico y las telecomunicaciones y provocando a la evacuación de más de 2,38 millones de personas, señaló el ministerio.

En la región de Guangxi, las autoridades están preocupadas porque algunas de las cientos de represas en la zona que presentan problemas de construcción podrían ser vulnerables a la crecida de las aguas, reportó el China Youth Daily.

Muchas de las personas desplazadas residen en tierras bajas cercanas a ríos que se han vuelto habitables con la construcción de diques o represas. Cuando las inundaciones se vuelven peligrosas, a menudo son trasladadas a tierras altas.

Las más afectadas fueron las regiones o provincias de Fujian, Jiangxi, Hunan, Guangdong, Sichuan, Guizhou y Guangxi.

Hace pocos meses, partes del sudoeste del país sufrieron una de las peores sequías en un siglo.