Londres. EL sol, el mar y la sangría encabezan la lista de lo que buscan los pensionistas europeos que piensan en mudarse para pasar su jubilación, según una encuesta publicada el martes.

La encuesta, realizada por la consultora de gestión de personal Aon Corporation, descubrió que uno de cada cuatro europeos que quiere retirarse en el extranjero querría mudarse a España, destino que es seguido por Francia, Italia y Estados Unidos.

"Imagino que debe tener algo que ver con el clima", comentó a Reuters el director de salud y beneficios de EMEA en Aon Consulting, Peter Abelskamp.

Menos de la mitad de los trabajadores británicos encuestados querrían pasar sus años de pensionistas en su tierra natal, frente al 87 por ciento de los españoles.

La mayoría de los trabajadores franceses estaba satisfecho quedándose en su país tras jubilarse, a diferencia de los alemanes, de los que sólo el 46 por ciento quería quedarse en Alemania.

"Los vuelos baratos y las herramientas de comunicación disponibles en internet suponen que retirarse en el extranjero no signifique necesariamente estar completamente ausente de la vida de tu familia", indicó en un comunicado Oliver Rowlands, responsable de jubilación para Europa, Oriente Próximo y África (EMEA, en sus siglas en inglés) en Aon Consulting.

Unos 7.500 trabajadores de Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Irlanda, Países Bajos, Noruega, España, Suiza y Reino Unido fueron encuestados para el estudio.

La emigración de pensionistas podría obligar a algunos países a replantearse sus políticas sociales y presupuestos sanitarios para cubrir las necesidades de una gran población envejecida, indicó Aon en el comunicado que acompañaba a los resultados del estudio.