México D.F. Más de 31.000 personas han muerto debido a la violencia del narcotráfico en México desde finales de 2006, cuando el presidente Felipe Calderón asumió el cargo y lanzó operativos con militares y policías para combatir a los cárteles.

A continuación algunos hechos registrados la semana pasada en la guerra entre los cárteles de la droga en diferentes lugares de México:

CIUDAD MIER. Cientos de personas han dejado sus casas en Ciudad Mier cerca de la frontera con Estados Unidos después de que hombres armados quemaron vehículos y comercios.

VALLE HERMOSO. Presuntos sicarios de la droga se enfrentaron a balazos y bloquearon caminos este miércoles en la localidad fronteriza de Valle Hermoso como parte de botes de violencia luego de que el 5 de noviembre fuera abatido a tiros por fuerzas de seguridad el capo de la droga Antonio Ezequiel "Tony Tormenta" Cárdenas.

MATAMOROS. Cientos de niños y estudiantes universitarios fueron evacuados de sus centros de estudio este martes en Matamoros, sobre la frontera de México con Estados Unidos, a raíz de una serie de amenazas de bomba tras la muerte de Cárdenas, uno de los líderes del cártel del Golfo.

CHIHUAHUA. Un alto funcionario del sistema carcelario en el estado de Chihuahua fue asesinado este sábado junto con su hijo adulto, dijo el diario Reforma. En un hecho por separado, hombres armados atacaron a un grupo de custodios de una cárcel, matando a seis.

ACAPULCO. Presuntos narcotraficantes atacaron este jueves el edificio del periódico El Sur en Acapulco con disparos de bala que alcanzaron las oficinas.

CUERNAVACA. Autoridades están buscando a un supuesto sicario del narcotráfico de apenas 12 años, que sería responsable de una parte de la violencia en el centro del país desde que militares mataron al capo de la droga Arturo Beltrán Leyva en diciembre.

CULIACAN. La policía arrestó el pasado lunes a un supuesto narcotraficante del cártel de Sinaloa, acusado de introducir A Estados Unidos ocho toneladas de marihuana este año. Manuel Fernández fue arrestado por policías federales en Culiacán, la capital del occidental estado de Sinaloa.