Río de Janeiro. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, descartó que las lluvias puedan poner en riesgo el Mundial de Fútbol de Brasil 2014 y los Juegos Olímpicos 2016 que se celebrarán en Río de Janeiro.

Saliendo al paso de las dudas surgidas sobre la capacidad del país para organizar ambos eventos deportivos, luego de que un temporal hiciera colapsar a la ciudad brasileña, Lula afirmó que "no llueve todos los días, tampoco hay terremotos todos los días en Chile y Haití. Usualmente, junio y julio (cuando se realizarán las dos grandes citas deportivas) son meses más tranquilos”.

Y enfatizó que “Río está preparado para recibir los Juegos Olímpicos y el Mundial con mucha tranquilidad. Serán los mejores que habrá visto el mundo",

El mandatario brasileño indicó que hay que esperar que termine la lluvia para planificar la recuperación de la ciudad. "Sólo tenemos que pedirle a Dios para que haga cesar la lluvia, para que podamos seguir la vida en la ciudad", dijo.

Explicó que "toda la ayuda material que necesiten el alcalde y el gobernador está lista y a su disposición", incluyendo efectivos de la Armada y de la Aeronáutica, informó Andina.

Agregó que el gobierno ayudará a las autoridades locales a poner en marcha un programa para reubicar a los habitantes pobres de áreas sujetas a aludes de tierra y derrumbes.

Indicó que “tiene que haber una toma de conciencia para evitar que la gente ocupe áreas de riesgo. Seremos totalmente solidarios en una búsqueda compartida de soluciones a este problema".