Venezuela. El presidente Nicolás Maduro, calificó de "fructífera" la reunión sostenida el viernes entre la Comisión Presidencial de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y representantes de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

"Quiero agradecer públicamente a monseñor (Diego) Padrón, presidente de la CEV, porque hoy por fin se dio la reunión de diálogo entre la Comisión Constituyente y los obispos de la Conferencia Episcopal en pleno", dijo Maduro durante un acto en Caracas.

De acuerdo con el jefe de Estado, el acercamiento entre ambos sectores dejó en "claro las diferencias y las coincidencias que tenemos con la cúpula que dirige la Iglesia católica en Venezuela (...) El diálogo ha sido fructífero, positivo, bonito".

"Fue una reunión muy bonita, fue respetuosa, una reunión amable, donde fue posible escuchar las razones políticas, jurídicas. Hablando se entiende la gente", agregó Maduro, al tiempo que insistió en que "Venezuela necesita de esto, más diálogo".

El mandatario, quien dijo entender que existen "ideas diferentes sobre la visión de la Constituyente", saludó que desde la CEV vean "la Constitución vigente como la mejor que ha tenido Venezuela; es un gran paso positivo al pasar los años y así lo reconozco".

"Ahora, ellos no están de acuerdo con este paso que hemos dado nuevamente, lo entiendo y lo respeto. Ellos son los pastores de todos, de los que estamos de acuerdo con un proceso Constituyente, y lo que no están de acuerdo con un proceso Constituyente en este momento", añadió.

Asimismo, Maduro aseguró que su gobierno y la CEV mantienen "puntos en común" para "avanzar en la solución de los problemas de las medicinas, de la producción de alimentos, de la violencia y de la paz, de problemas puntuales en Venezuela".

Tras el encuentro con la Comisión Presidencial, el máximo representante de la CEV, Diego Padrón, consideró que éste "rompe algunas barreras para trabajar en conjunto para el beneficio de nuestro pueblo".

El llamado de Maduro a dialogar sobre el proceso Constituyente se mantiene vigente para la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y para el gremio empresarial Fedecámaras, que en días pasados se negaron a participar.

El pasado 1 de mayo, Maduro convocó a una Asamblea Nacional Constituyente para redactar una nueva Constitución con la que, según argumenta su gobierno, busca lograr una solución a la crisis política que atraviesa la nación caribeña.