En medio de acusaciones de tener constancias de abusos de al menos 200 víctimas por parte de Marcial Maciel, el presidente de la Asociación de Víctimas de los Legionarios de Cristo, Emilio Bartolomé, también sostuvo que el fundador de la orden mexicana tenía un impresionante standard de vida.

Las acusaciones de Bartolomé -vertidas tras las declaraciones de El Vaticano en torno a conductas abiertamente "inmorales" de Maciel - apuntaron a los 50 mil euros diarios que podía gastar Maciel  como tomar un Concorde para volar a Estados Unidos y hacerse una limpieza dental.

Los gastos de Maciel incluían alojamientos en suites presidenciales de los hoteles más exclusivos del mundo y la compra de altas dósis de morfina, de la que era adicto, entre otros.

Tal era su nivel de gastos que Maciel en sus viajes manejaba distintos pasaportes y se hacía pasar por ejecutivo petrolero ante sus interlocutores para así justificar su estilo de vida, consigna Milenio.

Bartolomé insistió en que, pese a que los casos de abuso sexual son los más llamativos,  los de abusos de poder usados por el sacerdote en beneficio propio eran notorios.

"Nosotros en su momento denunciamos todo esto ante el Vaticano y parece que ha surtido efecto con la orden del papa Joseph Ratzinger respecto a refundar la Legión”, explicó el español.

Regalos onerosos.  Maciel también ha recibido acusaciones de consagrar a 900 mujeres provenientes desde distintos países del mundo y que, como muestra de gratitud, debían juntar US$250 mil para cada cumpleaños del fundador de los Legionarios (10 de marzo). La idea, sin embargo, era ir superando esa cifra con el transcurrir de los años.

A 40 años de haberse consagrado a los Legionarios de Cristo un primer grupo de mujeres, se acaba de saber que ellas no se encuentran reconocidas por El Vaticano.  Los relatos apuntan a condiciones de visa extremas, como guardar silencio todo el día, solicitar permiso para ir al baño y ver a sus familias cada siete años, salvo visitas anuales de sus padres.