México. El director de Movilidad y Transporte de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía de México, Francisco García Osorio, informó hoy que alrededor de 1.200 personas mueren al año en el país a causa de la contaminación del aire.

Por ello, según explicó el funcionario durante un debate en el marco del Noveno Congreso Internacional de Transporte (9° CIT) que se celebra en la Ciudad de México, es prioridad el "gran reto" de renovar, en el menor tiempo posible, el parque vehicular por uno que funcione con tecnologías más limpias.

La implementación de esta medida toma mayor importancia "si se toma en cuenta que se dan alrededor de 1.200 muertes al año en el país a causa de la contaminación del aire", aseveró García Osorio.

Con la cifra de muertes por contaminación "México contribuye con el 10% de muertes mundiales" por este factor, enfatizó García Osorio.

Asimismo, el funcionario explicó que se calcula que México tardaría 25 años en renovar todo el parque vehicular por uno más amigable con el medio ambiente.

"Se ha optado por aplicar normas exigentes que regulen las emisiones de contaminantes que se expulsan al aire a causa del transporte (...) tienen que ir acompañadas de capacitación a operadores de transporte, implementación de tecnología, así como de soluciones financieras", dijo.

Con la cifra de muertes por contaminación "México contribuye con el 10% de muertes mundiales" por este factor.

Además, García Osorio consideró que el brindar posibilidades efectivas de mantenimiento a las unidades del transporte público es fundamental para reducir las emisiones de sustancias tóxicas al aire.

"Las personas que se dedican de manera informal a los servicios de transportes, no pueden competir con las grandes empresas cuando se les solicita que den adecuado mantenimiento, así como implementación de tecnología en sus unidades, que reduzca los contaminantes", agregó.

Ante casi un millar de personas, el director de Movilidad y Transporte dijo que para que una política pública sea eficiente tiene que ser coordinada con varios ejes, poniendo en el centro la capacitación tecnológica, así como el ordenar y conocer los costos en detalle.

La coordinación de esos factores deriva en el uso de unidades que funcionan a partir de combustibles alternativos como el gas natural, vehículos de transporte eléctricos o aquellos que funcionan con hidrógeno y cuyas emisiones de dióxido de carbono (Co2) son de cero.

A su vez, el presidente de la Comisión de Energía de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la Ciudad de México, Luis Echeverría Escobar, opinó que el gas natural es una tecnología de transición hacia el uso de otros combustibles más limpios, por lo que significa una gran apuesta para el presente.

Con el uso de transportes que funcionan a base gas natural se lograría una reducción del 70% de emisiones de contaminantes, según explicó Echeverría Escobar.

Asimismo, agregó que este combustible además es más barato, por lo que ofrece "grandes alternativas en la mejora de niveles económicos y de vida de los transportistas particulares, como en la caso de los taxistas".

No obstante, aseguró que ante una mayor demanda del uso del gas natural como combustible para el transporte, se tendría que comenzar con la planeación de redes de abastecimiento seguras a lo largo de todo el país.

Además, lamentó que en México "no se puede trabajar de manera general, ya que sus territorios, entornos económicos y sociales son muy diversos, lo cual limita las acciones a nivel nacional, por lo que (...) se desprende un tema fundamental, cómo lograr que las tecnologías en el transporte de carga o de personas sean accesibles a todos".

El Noveno Congreso Internacional de Transporte (9° CIT), que concluye este sábado en la capital mexicana, cuenta con la presencia de autoridades, empresarios e invitados de otros países, y es organizado por la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM).