Quito. Alrededor de 4.030 animales y plantas del Ecuador se encuentran en peligro de extinción, según los libros rojos del Ministerio del Ambiente y de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) de protección ambiental.

Los datos revelan que están en peligro de desaparecer 105 mamíferos, 161 aves, 108 reptiles, 152 anfibios y 3.504 plantas endémicas. De este total de especies, 1.071 están en peligro, 353 en peligro crítico y unas 2.80 son vulnerables.

El cambio climático, la proliferación de enfermedades y hongos que atacan a los anfibios; la pérdida o contaminación del hábitat, la caza e impacto sinérgico; es decir, la combinación de elementos que juntos causan un daño mayor, inciden en el peligro que corren las especies ecuatorianas, explicó el biólogo y director ejecutivo de Conservación Internacional Ecuador, Luis Suárez, según publica diario El Telégrafo.

El cóndor andino es una de las aves más representativas de Ecuador y se encuentra en riesgo de desaparecer. Según el Ministerio del Ambiente (MAE), tan sólo existen 50 ejemplares.

El titular de Conservación Internacional Ecuador aseguró que esta ave es amenazada por la cacería ilegal y por cambios en su habitar y por ello destaca la necesidad de su conservación en áreas protegidas.

En el país existen 47 áreas protegidas que representan el 19% del territorio nacional, señalaron desde el MAE. Once  de estas áreas se han creado a partir del 2008. En el cuidado de ellas trabajan 450 guardaparques.

Las estrategias del MAE para evitar la extinción incluyen los programas Socio Bosque y Socio Páramo, y ocho programas destinados a la preservación del oso de anteojos, el cóndor andino, el cocodrilo de la Costa, el tapir, el águila arpía, el albatros y otras especies.

El oso de anteojos, el tapir amazónico, el puma, los guacamayos, pericos, tortugas, el cóndor y algunas especies de orquídeas están en peligro de extinción, según los reportes del MAE.

Desde Conservación Internacional Ecuador señalan que el guacamayo de Guayaquil se encuentra en peligro crítico debido a la pérdida de bosques en la región Costa.

El bosque protector Cerro Blanco es uno de los pocos espacios donde puede refugiarse la especie. Al loro orejiamarillo se lo vio por última vez en Ecuador en 1998, en la provincia de Cotopaxi. Este animal habría desaparecido porque han disminuido drásticamente las palmas de cera, donde anidaba.

Un sapo que desapareció en los 80 es el jambato. Desde entonces ya no se lo ve, ni en el Parque Nacional Cotopaxi ni en la Reserva Ecológica Antisana.

Los libros rojos constituyen esfuerzos para conocer el estado de las especies. La Pontificia Universidad Católica de Quito, en su registro sobre las plantas endémicas, señaló que hay tres especies de Galápagos que ya no existen. También se ha perdido, en su estado silvestre, la passiflora popenovvi.

En el libro rojo de las aves, publicado en 2002, se menciona que en Ecuador están extintas cinco especies, entre ellas el chorlo cabezón cuellicanelo, natural de los pastizales secos de Santa Elena.

El Solitario George, último espécimen de las tortugas Chenolonodis abingdoni, se convirtió el domingo pasado en el último de una de las especies que desapareció para siempre de Ecuador.

Se encuentra bajo fuertes amenazas el mono araña de cabeza marrón, que vive en los bosques húmedos tropicales del noroccidente.

Desde Conservación Internacional confirman que está considerado como el primate más amenazado del Ecuador, porque su hábitat se ha perdido y fragmentado.

“Por la expansión de la frontera agrícola y la cacería”, explicó Luis Suárez. La especie aún vive en la Reserva Ecológica Cotacachi Cayapas y en los territorios de las nacionalidades Chachi y Awa.