Washington. La mayoría de los 240 reos en la prisión de Bahía de Guantánamo cuando el presidente Barack Obama asumió su cargo eran combatientes de bajo nivel, y sólo 24 eran considerados como parte de conspiraciones contra Estados Unidos, informó el viernes el Washington Post.

El diario dijo que el reporte de la Fuerza Especial de Revisión de Guantánamo recomendó que 126 de los detenidos sean transferidos a su hogar o a un tercer país; que 36 sean juzgados en cortes federales o comisiones militares y que 48 sean detenidos indefinidamente bajo las leyes de guerra.

Además del 10% que el reporte sostiene que estuvo involucrado en conspiraciones contra Estados Unidos, cerca de un 20% tuvo roles significativos con Al Qaeda o grupos similares.

El Post dijo que el reporte fue finalizado en enero y enviado a legisladores anteriormente esta semana.

El gobierno de Obama guardó el reporte después de el intento de detonar una bomba en un avión comercial en Navidad, debido a que había poco interés del público o el Congreso en su plan de cerrar el recinto, dijo el diario.

Obama ordenó que el campo de detención en la base naval de Estados Unidos en Cuba, condenado por la comunidad internacional, fuese cerrado poco después de asumir el poder en enero del 2009. Pero sus planes se han visto obstaculizados por el Congreso, incluidos algunos miembros del Partido Demócrata.

El gobierno del ex presidente George W. Bush abrió la prisión en enero del 2002 y retuvo e interrogó a extranjeros sospechosos de estar relacionados con el terrorismo.

Actualmente hay cerca de 180 detenidos. En su momento, el campo llegó a albergar a 780 detenidos.