Ciudad de México. En el día internacional contra el Trabajo Infantil, la coordinadora del programa para la erradicación de este empleo (IPEC), Victoria Cruz, llamó la atención de la sociedad mexicana ante el gran número de pequeños que deben laborar a temprana edad.

De acuerdo con el último informe sobre pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), existen 50 millones de mexicanos que viven en pobreza, de los cuales 22.9 millones son niños.

Y no sólo eso, pues según indica el diario El Universal, cerca del 40% de niños y adolescentes de los más de 3 millones que trabajan, no asisten a la escuela y el 72% de quienes trabajan no perciben salario alguno.

Cruz detalló que "este flagelo es un círculo vicioso entre la pobreza y los menores que trabajan, pues la necesidad de las familias impulsa a que los niños laboren, si el pequeño trabaja, no puede estudiar y sin educación, los ingresos como adultos son bajos y con bajos ingresos, difícilmente se supera las condiciones de pobreza".

Información de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) señala que las niñas y niños que trabajan como jornaleros son 59,2% del total de los que laboran. Una gran parte son indígenas y, en general, los menores se ven involucrados de manera estacional en la siembra y cosecha de cultivos como caña de azúcar, café, hortalizas y frutas.

Estudios indican que las entidades que más usan y abusan de la mano de obra infantil en condiciones de riesgo se ubican en el Estado de México (13.4%), Veracruz (6.7%), Jalisco (6.4%), DF (6.3%), Puebla (5.7%) y Guanajuato (5.1%).

Otro informe, también citado por El Universal, esta vez de la Confederación Nacional Campesina (CNC) señala que 500 mil menores de 14 años, que son jornaleros migrantes o que viven en algunas de las 98 mil localidades más apartadas, no pueden ser atendidos en las escuelas. Lo peor, es que aún no encuentran la forma de cómo incorporarlos a la educación.