México D.F. Autoridades mexicanas desenterraron al menos 18 cadáveres de una fosa localizada en un poblado a las afueras del balneario de Acapulco, en las costas del Pacífico, azotado por la violencia del narcotráfico, dijeron medios locales.

El diario Reforma informó que la fosa clandestina estuvo resguardada por militares y policías, mientras funcionarios de la fiscalía local desenterraron los cuerpos, que podrían ser víctimas de la guerra del narcotráfico en el país.

La fosa tenía una profundidad de poco más de un metro y se encontraba en una huerta de cocos, dijo el diario El Universal.

Más de 30.000 personas han muerto por la violencia ligada con los cárteles de las drogas desde hace casi cuatro años.