El gobierno de México elevó a 361 la cifra de fallecidos por el terremoto de 7,1 grados Richter que sacudió al centro del país el pasado 19 de septiembre y que dejó daños considerables a la infraestructura.

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, dijo en su cuenta oficial de Twitter que 220 personas murieron en la Ciudad de México, 74 en Morelos, 45 en Puebla, 15 en el estado de México, seis en Guerrero y uno en Oaxaca.

El reporte oficial previo daba cuenta de 358 muertos por el movimiento telúrico que se registró el 19 de septiembre a las 13:14 horas locales (18:14GMT), en los límites de los estados centrales de Morelos y Puebla.

El sismo ocurrió 12 días después de que México se viera afectado por otro terremoto, éste de 8,2 grados, calificado por el gobierno como el de mayor intensidad en un siglo y que causó daños en los sureños estados de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, que registraron 98 muertos.

Al realizar un balance de las acciones emprendidas por el gobierno tras los sismos de septiembre, Puente dijo en su cuenta de Twitter que en las labores de ayuda han participado más de 90.000 elementos de las fuerzas federales.

México recibió además el apoyo de 439 voluntarios de Panamá, El Salvador, Estados Unidos, España, Ecuador, Japón, Honduras, Israel, Colombia, Costa Rica, Suiza, Perú y Alemania, agregó.

Se habilitaron 205 albergues a los que han acudido 14.689 personas damnificadas, precisó Puente.

Casi 48.000 personas han recibido atención médica en las diversas instituciones de salud pública y se han desplegado 11.185 unidades médicas móviles.

El coordinador de Protección Civil dijo que 400 municipios o delegaciones se han declarado en emergencia por los sismos del 7 y 19 de septiembre.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, estimó el pasado miércoles en más de US$2.000 millones el costo que tendrá reparar los daños tras la devastación de los dos sismos.