Cancún. Los cuerpos de al menos nueve personas, entre ellos una menor, fueron hallados en el popular balneario mexicano de Cancún, enterrados en tres fosas y con señales de haber sido torturados por un sanguinario grupo de narcotraficantes, dijo el viernes la policía.

La policía ministerial de Cancún, en la paradisíaca costa caribeña mexicana, dijo que podría haber más cuerpos en las fosas encontradas en una zona denominada Villas Marino, a unos 2 kilómetros de este polo turístico, famoso por su fina arena y su mar turquesa.

"Murieron por asfixia, se encontraban atados de pies y manos, con signos de tortura y al menos tres de ellos fueron lacerados post mortem, destrozándoles el pecho y el corazón donde fueron marcados con una letra Z", dijo Francisco Alor, fiscal del estado de Quintana Roo, al que pertenece Cancún.

La letra "Z" es la marca del sanguinario cártel conocido como Los Zetas, ex aliados del poderoso cártel del Golfo.

La violencia del narcotráfico ha aumentado desde el 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una guerra frontal contra los cárteles con militares y policías, lo que ha dejado más de 25,000 muertos.

A principios del mes, la policía encontró seis cuerpos en una cueva sobre una carretera federal a las afueras de Cancún, también con la letra "Z" marcada en el pecho.

Cancún, el centro turístico que genera más ingresos por este concepto en México, permanecía a salvo de la ola de violencia hasta hace un par de años.

Pero, en febrero del 2009 fue asesinado un general del Ejército que había sido nombrado poco antes asesor del municipio.

A finales de mayo el alcalde de Cancún, Gregorio Sánchez, fue detenido bajo cargos de lavado de dinero y de complicidad con los Zetas y el cártel de los Beltrán Leyva, ex aliados del cártel de Sinaloa, que dirige Joaquín "el Chapo" Guzmán, el capo narco más buscado del país.