México. México enfrenta una emergencia sanitaria ante el aumento inusitado de sobrepeso y personas con diabetes, un padecimiento que afecta a más de 6,5 millones de mexicanos y que de no detenerse se convertirá en una pandemia difícil de controlar.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se conmemoró este 14 de noviembre, las autoridades mexicanas de Salud dieron a conocer que el número de afectados por diabetes sumará 15,7 millones en 2035, es decir, 20% de la población en edad adulta.

La semana pasada, el titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de México, Mikel Arriola, afirmó que la diabetes es una pandemia que ha ido incrementando con el tiempo en todo el mundo y "México no es la excepción".

El funcionario afirmó que se encara a una emergencia por la prevalencia de diabetes entre los mexicanos, ya que siete de cada 10 adultos y uno de cada tres niños la padecen.

Ambas condiciones, dijo Arriola, detonaron que la diabetes se convirtiera en la principal causa de muerte en el país.

En octubre de este año, científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dieron a conocer el desarrollo de un prototipo de biosensor que, a partir de una gota de sangre, identifica simultáneamente los niveles de glucosa e insulina como una medida de control para los pacientes con diabetes.

En los últimos años, los casos de diabetes han incrementado de manera exponencial en la población mexicana debido a distintos factores, entre ellos, la obesidad, los malos hábitos alimenticios y la falta de actividad física.

El envejecimiento de la población y los cambios en los estilos de vida son los dos factores que más influyen en el incremento progresivo de la diabetes.

Otro de los factores que influye notablemente en el desarrollo de la diabetes es la presencia de otras enfermedades como obesidad e hipertensión arterial, así como tener una historia familiar con este padecimiento.

De acuerdo con el especialista en Medicina Interna, Carlos Alberto Hernández Saldivar, la diabetes es una enfermedad crónica y degenerativa que se manifiesta por una ausencia de insulina que conlleva a que los niveles de glucosa en sangre se eleven más allá de los niveles normales.

"En un inicio sus síntomas son muy notorios, principalmente se siente una sed excesiva, orinar mucha cantidad, no tanto en frecuencia sino en la cantidad de orina, aumento de apetito y pérdida de peso, así como una fatiga importante", indicó el doctor Hernández, en entrevista con Xinhua.

Asimismo, afirmó que la incidencia de diabetes ha incrementado en muchos países sobre todo en los países subdesarrollados.

"En México, la población se ve más afectada por el tipo de alimentación que tiene como base el maíz y el sedentarismo que se da desde niños y que sigue en la edad adulta", refirió.

Hernández Saldivar dijo que entre algunas de las complicaciones que va a presentar el paciente con diabetes es que, conforme vayan pasando los años, el diabético va a desarrollar ciertas enfermedades secundarias crónicas e incurables.

Por lo anterior, el doctor mencionó que la prevención es fundamental para ir frenando este grave problema y recomendó a cada individuo poner más atención en su dieta diaria para poder disminuir los riesgos de desarrollar diabetes.

Crean biosensor para controlar diabetes. En octubre de este año, científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dieron a conocer el desarrollo de un prototipo de biosensor que, a partir de una gota de sangre, identifica simultáneamente los niveles de glucosa e insulina como una medida de control para los pacientes con diabetes.

La información que se obtenga de ambas sustancias se convertirá en señales eléctricas y se guardarán en una base de datos la cual podrá enviar al médico, a la computadora o al teléfono móvil como una aplicación.

Esta nueva tecnología, que cuenta con un microchip, permitirá consultar los niveles de glucosa e insulina sin necesidad de ir al médico o a un laboratorio, haciendo más fácil el control de esta enfermedad.

De acuerdo con los científicos, el prototipo estará listo a finales del próximo año y se requerirán al menos seis meses para diseñar y probar un empaque para la fase comercial.

Según los expertos de la UNAM, el biosensor es una solución que ayudará al enfermo a ser autónomo, conocer su afección y medir sus niveles de glucosa e insulina, sustancias esenciales para el control de los pacientes con diabetes.

Una estrategia para disminuir prevalencia de casos. Una de las principales causas de la diabetes es la obesidad y México es el segundo país con mayor índice de sobrepeso, ya que 71 por ciento de los mexicanos la padece.

Ante esta emergencia sanitaria, el Gobierno mexicano decidió implementar, desde hace dos años, la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, con el objetivo de contribuir a desacelerar el incremento en la prevalencia de sobrepeso y obesidad en los mexicanos.

El programa se apoya en tres pilares, uno de ellos consiste en preservar la salud a nivel poblacional a través de la promoción de estilos de vida saludables, campañas de educación y la búsqueda activa de personas que presentan factores de riesgo.

La atención médica es el segundo pilar de la Estrategia con el que se trata de garantizar el acceso efectivo a servicios de salud a través de intervenciones médicas dirigidas a personas con factores de riesgo, con el fin de brindarles una atención oportuna y evitar las complicaciones relacionadas con dicha enfermedad.

El tercer pilar se refiere a la regulación sanitaria y la política fiscal con el que se busca generar políticas fiscales que disminuyan el consumo de alimentos con escaso valor nutricional.

Según la Secretaría de Salud (Ssa) mexicana, esta estrategia busca promover la consolidación de una cultura que facilite la adopción de estilos de vida que mantengan la salud de las personas, detectar de forma masiva el universo de casos de sobrepeso, obesidad y diabetes para garantizar su adecuado control y manejo.

A mediano plazo, la estrategia busca estabilizar la prevalencia del sobrepeso y la obesidad para luego iniciar su disminución, así como incidir positivamente en la reducción del riesgo de mortalidad prematura por diabetes.

La diabetes se está convirtiendo rápidamente en la pandemia del siglo XXI y en un reto de salud global, al que México debe poner especial atención para poder frenar el aumento de casos en el país.