Excelsior.com.mx. Enrique Peña Nieto, presidente de México, presentó este viernes la política que su gobierno llevará en materia de agua, en la que se prevén cuatro líneas de acción para garantizar el abasto y se prohíbe perforar pozos sin autorización de la Comisión Nacional del Agua (Conagua)

Ahora, sólo si se cuenta con un permiso de la Conagua, agricultores, ganaderos o ciudadanos podrán perforar un pozo y extraer agua. Esta medida es parte de la nueva política nacional en la materia.

En el marco del Día Mundial del Agua, el Ejecutivo federal estableció el tema hídrico como prioritario para el Estado mexicano e incluso un asunto de seguridad nacional.

La política buscará el uso racional del agua y la reducción de su desperdicio, pues actualmente “35 millones de mexicanos viven una situación de poca disponibilidad de agua en términos de cantidad y calidad”, explicó el mandatario.

“Acabo de firmar el acuerdo general por el que se suspende temporalmente el libre alumbramiento de las aguas del subsuelo en diferentes regiones del país; es decir, queda prohibida la perforación de pozos, sin autorización de la Comisión Nacional del Agua. Esta medida es un cambio estructural de gran relevancia, pues habrá un mayor control sobre las extracciones de agua del subsuelo y se reducirá la sobreexplotación de acuíferos”, explicó.

En Palacio Nacional, dijo que para hacer frente a esta situación crítica, la administración actual decidió pasar de un enfoque reactivo a uno proactivo, “de prevención, atención temprana y decisiones oportunas”.

El mandatario insistió en que con estas medidas se podrá responder a los retos del cambio climático.

Al ser el agua un elemento imprescindible para la vida, cuidarla es una “responsabilidad impostergable. La complejidad de los nuevos tiempos exige nuevas y prontas soluciones en materia de política hídrica”, dijo.

El primer eje de la nueva política consiste en dar servicios de agua adecuados a la población, para ello se construirán cinco grandes acueductos para abastecer las principales ciudades del país y se instalarán plantas desalinizadoras.

En la Zona Metropolitana del Valle de México se creará el Organismo Metropolitano de Drenaje para el Valle de México.

El segundo eje es garantizar que haya agua para la seguridad alimentaria, para los cultivos del país.

“Se construirán las obras necesarias de infraestructura hidroagrícola de extracción de agua a fin de asegurar la producción de alimentos para nuestra población, en los próximos seis años modernizaremos 850.000 hectáreas de riego e incorporaremos 50.000 más para este uso”, explicó.

Otro elemento de este segundo eje es la construcción de 5.000 pozos, así lo dio a conocer el mandatario en el evento en el que también participaron el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud, así como los gobernadores de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez; de Durango, Jorge Herrera Caldera y de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes.

El tercer eje es el “manejo responsable y sustentable del agua”, para lo que se firmó el Acuerdo General que suspende provisionalmente el libre alumbramiento de las aguas del subsuelo, con lo que se prohíbe la perforación de pozos sin autorización.

En última instancia está el eje de la “seguridad hídrica” y el Programa Nacional de Prevención contra Contingencias Hidráulicas, según el cual se creará un grupo especializado en emergencias, que brindará atención a la población que lo requiera.

El Ejecutivo explicó que el objetivo es frenar la sobre explotación de los acuíferos, pues de ellos proviene 50% del agua que se utiliza.

Exigen que se mantenga como patrimonio nacional. La Confederación Nacional Campesina (CNC) demandó mantener el agua como un recurso natural patrimonio de la nación y de los mexicanos, por lo que rechazó cualquier propuesta de privatización del líquido.

El dirigente de la CNC, Gerardo Sánchez García, afirmó que ante la recurrente escasez del agua no puede ser objeto de lucro por parte de empresas privadas.

Advirtió que en las últimas décadas hubo crecimiento significativo en la producción, distribución y consumo de agua embotellada y refresco, a precios fuera de control, de manera que un litro puede costar igual o más que uno de leche.

En el marco del Día Mundial del Agua, el senador priista consideró necesario mantener la perspectiva de que desinfectar y embotellar un litro del líquido representa un esfuerzo y un costo menor que producir un litro de leche.

El gobierno establece como retos inundaciones y sequías. 38% del territorio de México sufre algún grado de sequía, las presas de almacenamiento están por debajo del nivel medio histórico y la tercera parte de los ciudadanos sufren algún nivel de carencia de agua, fue el diagnóstico que presentó ayer David Korenfeld, director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Dio a conocer que en breve empezará a sesionar la Comisión Intersecretarial para la atención de sequías e inundaciones con el objeto de atender esta situación.

Se trata de una comisión creada por orden del presidente Enrique Peña Nieto, integrada por doce secretarías, entre ellas la de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, (Sagarpa), la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), dependencia que estará encargada de “garantizar la coordinación interinstitucional y la transversalidad de las medidas que se tomen”, expresó Juan José Guerra Abud, titular de la Semarnat.

Su función será diseñar políticas y estrategias para mitigar los efectos de las sequías e inundaciones y ponerlas a consideración del Poder Ejecutivo antes de llevarlas a cabo.

“Establecerá medidas preventivas e impulsará la investigación científica, a la vez que deberá buscar la participación ciudadana y mantener informada a la población, para que se conozcan las vulnerabilidades y se tomen las medidas necesarias ante la ocurrencia de fenómenos meteorológicos extraordinarios, explicó Guerra Abud.

Y también deberá crear mecanismos efectivos de coordinación con los gobiernos estatales y municipales, para definir estrategias de acción y mitigación.