Ciudad Juárez. Un grupo armado fusiló al menos a 19 jóvenes en un centro de rehabilitación para drogadictos en el norte de México, en medio de una ola de violencia relacionada con el narcotráfico, dijeron este viernes autoridades.

Un comando de entre 20 y 25 hombres que se identificaron como policías ingresó al centro Fe y Vida este jueves por la noche en la ciudad de Chihuahua, exigió a los pacientes que se formaran en fila y luego les disparó, dijo Carlos González, portavoz de la fiscalía del estado de Chihuahua.

"Es un hecho inédito, es muy lamentable y preocupante", dijo González a Reuters, asegurando que por la cantidad de muertos ese fue el episodio más sangriento que se ha registrado en la ciudad de Chihuahua en años.

De acuerdo con el portavoz, las edades de los jóvenes asesinados iban de los 18 a los 25 años. Aunque las autoridades no dijeron cuál podría ser la causa de este ataque, especulan que podría tratarse de una venganza.

La ola de violencia ha aumentado desde 2006, cuando Calderón lanzó una campaña contra los cárteles.

Desperdigados por el lugar fueron hallados cerca de 200 casquillos de balas de diferentes calibres.

El presidente Felipe Calderón condenó los asesinatos al calificarlos de indignantes y dijo en un comunicado que "refuerzan la convicción de la necesidad de combatir con toda la fuerza de la ley a grupos criminales que realizan semejantes actos de barbarie".

En episodios similares, en septiembre del año pasado fueron asesinados 10 jóvenes y meses atrás otros 17 en dos centros de rehabilitación de la fronteriza Ciudad Juárez, la urbe más violenta del país y escenario de fuertes choques de cárteles de la droga entre sí y contra las fuerzas de seguridad.

La ola de violencia del narcotráfico ha venido en aumento desde 2006, cuando Calderón lanzó una campaña militar contra los poderosos cárteles de la droga. Unas 23.000 personas han muerto por la violencia del narcotráfico durante la administración de Calderón.