Hilda Legideño y Bernabé Abraján, en representación de los padres de familia de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, viajan con rumbo a Ginebra, Suiza, acompañados de un equipo jurídico del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, para presentar su caso ante el Comité de Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas.

La idea es que la ONU pida al gobierno mexicano que no cierre el caso de la desaparición de los jóvenes normalistas, ocurrida el 26 y 27 de septiembre pasados, y también exigir que la Procuraduría General de la República redoble los esfuerzos en la búsqueda de los 42 estudiantes desaparecidos.

La sesión donde se presentarán los padres, a quienes también asesora el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, se efectuará el 2 y 3 de febrero. También serán recibidos por representantes de la Unión Europea.

Ahí tendrá la oportunidad de exponer el caso y la solicitud para que las autoridades mexicanas no le den carpetazo al asunto.

De acuerdo con medios locales, antes de partir los padres expresaron claramente el objetivo de su viaje: “Queremos justicia y que nos presenten con vida a nuestros hijos”.

Explicaron que el gobierno no puede detener la búsqueda de los muchachos, “porque hay muchas irregularidades que no se han aclarado”.

Bernabé Abraján es padre de Adán Abraján, uno de los estudiantes desaparecidos, e Hilda Legideño es madre de Jorge Antonio Tizapa, otro de los 43 normalistas.