México D.F. Este fin de semana autoridades de México rescataron a 103 centroamericanos y cinco mexicanos que eran explotados en una finca bananera ubicada en Chiapas, donde trabajaban más de 12 horas al día y sólo recibían una comida diaria.

La Jornada informó que el operativo de rescate se efectuó gracias a que un menor logró escapar del lugar hace dos semanas.

Entre las personas rescatadas había 33 menores de edad, tres recién nacidos y una niña de 12 años que se encontraba embarazada.

Se determinó que todos se encontraban en condiciones de explotación laboral y hacinamiento.

De acuerdo al testimonio del menor que logró escapar, los “capataces” de la finca los mantenían apresados desde hace varias semanas, obligándolos a trabajar  sin recibir ninguna retribución salarial.

Este domingo, agentes del Ministerio Público Federal tomaban declaración a las ocho personas detenidas por el hecho.

Los migrantes que permanecían atrapados provenían de Guatemala, El Salvador y Honduras