México. México y Estados Unidos reiteraron este jueves su compromiso de coordinar acciones para la preservación de la biósfera de la mariposa Monarca e incrementar el número de esta especie que llegan cada año al central Estado de México y Michoacán (oeste), huyendo del helado invierno de Canadá, surcando territorio estadounidense.

El acuerdo fue hecho por la secretaria del Departamento del Interior de Estados Unidos, Sally Jewell, el ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México, Rafael Pacchiano y el gobernador del estado de México, Eruviel Avila, en el mágico Santuario Mariposa Monarca "Piedra Herreda", ubicado a unos 95 kilómetros al noroeste de la ciudad de México.

En este lugar, en el que se invitó a la prensa para el avistamiento de las primeras mariposas Monarca que llegan al lugar,  Eruviel Avila entregó a los ejidatarios de la zona el permiso de operación como parador turístico a Piedra Herrada.

Ahí, el mandatario local señaló que la migración de esta especie se ha visto afectada por circunstancias como la tala clandestina, problemática que en la entidad, dijo, se combate con acciones como el incremento de la sanciones penales y multas a quienes cometan este tipo de delito.

De igual forma, recordó que su entidad trabaja de manera coordinada en la materia con el estado de Michoacán, el Ejército, la Marina, así como con la Policía Federal, que son resultado de los acuerdos tomados en la Cumbre de América del Norte.

Se espera que con acciones emprendidas por México, EE.UU. y Canadá, se triplique o cuadruplique la llegada en 2015 de las mariposas Monarca a los santuarios.

De acuerdo con Jewell, el gobierno de Estados Unidos lleva a cabo diversas acciones para proteger el hábitat y la supervivencia de la mariposa Monarca y promueve donaciones con el sector privado, a fin de implementarlos en este programa ambiental.

En dos años, dijo, se pretende lograr la meta de que lleguen a México 225 millones mariposas Monarca.

Por su parte el ministro Pacchiano mencionó que en la temporada 2013-2014 la población de mariposa Monarca que arribó al país disminuyó, motivo por el cual se creó el grupo trilateral entre México, Estados Unidos y Canadá, y con ello, identificar las causas que impiden la llegada de mariposas y trabajar en conjunto para encontrar una solución.

Detalló que este grupo de trabajo se ha puesto como meta el poder llegar a cubrir una superficie no menor de cerca de seis hectáreas de bosque para el año 2020.

El programa de preservación de esta especie, inicia desde su proceso migratorio que involucra a tres generaciones de mariposas.

La mariposa Monarca atraviesa cada año la mitad del continente americano, partiendo del sureste de Canadá a territorio mexicano, es decir, más de 4.000 kilómetros a una velocidad crucero de 120 kilómetros diarios.