Roma. Miles de mujeres se concentraron en toda Italia este domingo, indignadas por el escándalo sexual que rodea al primer ministro Silvio Berlusconi, que según dicen dañó su dignidad y reforzó obsoletos estereotipos de género.

Las manifestantes desfilaron por Nápoles y Palermo, llevando pancartas que instaban a la renuncia de Berlusconi y gritando "Italia no es un burdel", mostraron imágenes de la televisión.

Organizadas mediante una petición en Internet, las protestas reflejan la creciente ira entre las italianas hacia el primer ministro, quien pronto podría enfrentar un juicio por escándalo de prostitución en un país donde las mujeres de mediana edad han sido por largo tiempo sus votantes clave.

Lideradas por actrices, políticas y otras figuras destacadas, las marchas se desarrollan en más de 200 ciudades en toda la nación mayormente católica. También se planean protestas en otros países, desde Estados Unidos a Grecia.

"Estamos pidiendo a todas las mujeres que defiendan el valor de nuestra dignidad, y les pedimos a los hombres: si no es ahora, ¿cuándo?", dijeron las organizadoras en el sitio web de la protesta.

Fiscales presentaron este miércoles una solicitud para llevar a Berlusconi a juicio, acusándolo de pagar por sexo a una bailarina de un club nocturno cuando tenía menos de 18 años, algo ilegal en Italia.

El primer ministro de 74 años ha calificado las acusaciones como "repugnantes y vergonzosas" y dijo que la fiscalía de Milán estaba actuando con "propósitos subversivos" al atacarlo.

El escándalo ha revivido llamamientos opositores para que Berlusconi renuncie, en un momento en que se aferra al poder después de una escisión en el partido gobernante PDL el año pasado.

Berlusconi ha sobrevivido escándalos sexuales en el pasado y muchas de las mujeres que le apoyan parecen no inmutarse por el último caso, denunciando lo que consideran como una estratagema puritana y políticamente motivada.

Varias de sus partidarias tomaron parte en manifestaciones a favor de Berlusconi esta semana en un mitin de apoyo.