Lima. Miles de personas se quedaron sin agua en Perú tras el desprendimiento de un glaciar sobre una laguna de los Andes, la cual se desbordó y destruyó el sistema del líquido potable de la zona, dejando además al menos tres desaparecidos, dijeron el lunes expertos y autoridades.

El bloque de tierra y hielo se precipitó el domingo sobre la laguna de la provincia Carhuaz en la región Ancash, que sufre de fuertes lluvias y del calentamiento global que está derritiendo los mayores glaciares tropicales del planeta.

Autoridades han ordenado la evacuación de las personas que viven cerca a la ribera de los ríos en la zona.

El presidente de la región de Ancash, César Alvarez, dijo que el aluvión destruyó 20 casas y dejó al inicio seis desaparecidos. Tres de ellos, jóvenes que estaban pescando en la laguna, aparecieron en la madrugada del lunes, afirmó.

También afectó a una planta de agua potable, que abastece a unas 60.000 personas en la ciudad de Carhuaz, agregó Alvarez, tras sobrevolar en un helicóptero la zona con autoridades.

"Estamos repartiendo agua en bidones, porque eso es lo que falta, porque el río está colapsado, lleno de piedra, tierra y lodo y es el agua lo más importante ahora", dijo Alvarez, en una conversación telefónica con la radio RPP.

La municipalidad provincial de Carhuaz declaró el lunes en emergencia las localidades de Carhuaz, Acompampa, Pariacaca, Hualcán y Obreaje, afectadas por el deslizamiento del glaciar del nevado Hualcán, a 6.100 metros sobre el nivel del mar.

"Este fenómeno no es aislado ya que todos los años ocurren pequeños desprendimientos de masas glaciares (...) asociados posiblemente al calentamiento global y al cambio climático", dijo a Reuters el experto sobre procesos glaciares del Instituto de Ingenieros Metalúrgicos de Perú, Patricio Valderrama.

Asimismo advirtió que en el futuro "tenemos que esperar más de estos fenómenos" en el país sudamericano.

Tsunami en Los Andes. El mayor desprendimiento de tierra y hielo en Perú se produjo en 1970, luego de un fuerte terremoto en Ancash.

En ese entonces, una masa del nevado Huascarán, el más alto de Perú con 6.768 metros sobre el nivel del mar, cayó sobre una laguna cercana que se desbordó y sepultó toda la localidad de Yungay, dejando más de 20.000 muertos.

La caída del glaciar de Hualcán provocó una gran ola en la laguna que rebasó la barrera de seguridad y afectó a poblados a más de 20 kilómetros de la zona del desastre, dijo Valderrama.

"Este desprendimiento dentro de la laguna generó una ola de tsunami, la cual rebasó los límites de su dique de seguridad, que eran más de 23 metros, por lo tanto la ola tuvo que haber sido de más 23 metros", afirmó el experto.

El director de Defensa Civil de Ancash, Hernán Velasco, dijo que se está haciendo una evaluación en Carhuaz para prevenir otros desprendimientos, pues paralelamente al nevado Hualcán, donde ocurrió la tragedia, hay otras dos montañas.

"Se ha determinado que la masa glaciar que se desprendió del nevado tiene más o menos una dimensión de 550 metros por 200 metros", dijo Velasco a la radio local CPN.

Perú alberga el 70% de los glaciares tropicales del mundo, que incluyen también a la cordillera de los Himalaya en Asia y al volcán Kilimanjaro en Africa, según expertos.

Los glaciares tropicales se ubican en las zonas más altas del cinturón que rodea el planeta, que abarca desde la altura de la zona central de México hasta el extremo norte de Argentina. Dichos glaciares son las mayores reservas de agua dulce congelada en la tierra después de los polos.

El hielo de las montañas altas en Perú presenta un retroceso de 60 metros anuales, lo que implica su mayor disminución en 5.000 años, según científicos de la Universidad de Ohio que culpan del deshielo al calentamiento global.