El ministro chileno de Educación, Nicolás Eyzaguirre, dijo que Chile tiene la educación más segregada de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al defender la reforma que propone el Ejecutivo.

"La segregación surge por el miedo. Todos tendemos a agruparnos entre semejantes porque no conocemos al diverso, pero cometemos una especie de falacia de composición intelectual en que suponemos que por segregar al diverso, el diverso dejó de existir", dijo Eyzaguirre al intervenir en una actividad pública.

De acuerdo al titular de Educación, "una de las cosas que a uno más le duele es cuando, junto con enorgullecerse de dónde hemos llegado como sociedad (...) es que cuando se llega a educación, somos el país con la educación más segregada de todos los países de la OECD. Eso nos tendría que llenar de vergüenza".

La presidenta chilena Michelle Bachelet envió el mes pasado al parlamento, el proyecto de reforma a la educación, el eje de su administración y una respuesta legislativa al movimiento estudiantil de 2011.

Los proyectos han sido descritos como el emblema de la actual administración de centroizquierda que asumió el poder en marzo pasado y pretenden ser una respuesta a las demandas del movimiento estudiantil que desde 2011 ha protagonizado masivas protestas para fortalecer el sistema público y para exigir el término de la educación privada con subsidios estatales.

Los proyectos de ley contemplan poner fin a la selección de estudiantes para su ingreso en establecimientos públicos o privados que reciben subvención estatal.

La iniciativa considera además poner término al copago de matrículas en estos establecimientos por parte de los padres de los escolares.

Finalmente el proyecto considera el término de la posibilidad de obtener lucro o utilidades del ejercicio de administración de los establecimientos que reciben aportes del Estado.

"El principal desafío del país, y no sólo es un tema socioeconómico, sino que un tema cultural, tiene que ver con el corazón, con incluir a todos, hasta los más diferentes, porque en el fondo somos todos hijos de Dios y aunque seamos diferentes, tenemos los mismos derechos", dijo Eyzaguirre.