La Asamblea Nacional de Ecuador (Congreso), de mayoría oficialista, aprobó hoy la nueva Ley Orgánica de Prevención Integral de las Drogas que endurece las penas por "microtráfico" o venta al menudeo de alcaloides.

La ley, propuesta por el presidente ecuatoriano Rafael Correa en septiembre pasado y aprobada este jueves con 92 votos a favor, modifica las tablas de consumo y endurece las penas para los "narcomenudistas", al pasar de una pena de dos a seis meses de prisión, a una condena de tres a cinco años de cárcel.

El mandatario ecuatoriano dijo que habrá "tolerancia cero" con el "microtráfico", en un intento por acabar con el consumo de droga entre los jóvenes.

La nueva norma reforma la ley vigente desde julio de 2014 y endurece las penas para los traficantes por escalas, según lo aprobado en el Congreso.

La nueva Ley también eleva las penas para traficantes de droga de mediana escala, al pasar de uno a tres años de prisión, a una pena de tres a cinco años de cárcel.

La nueva Ley, que será enviada al presidente Rafael Correa para su aprobación final, contempla además la creación de centros terapéuticos que contarán con profesionales, protocolos de buenas prácticas y programas de atención.

En el caso de personas mayores de edad el tratamiento será voluntario, salvo los casos previstos en la ley.

También prevé la obligación del Estado de dar servicios de diagnóstico, tratamiento y rehabilitación a consumidores ocasionales, habituales y problemáticos de drogas y aplicar programas de recuperación.

La ley apunta a "combatir eficazmente" el "microtráfico" para evitar que se convierta en una problemática social de grandes proporciones, según el Congreso.

El presidente ecuatoriano busca atacar la problemática social de las drogas ocasionada por el microtráfico, cuyas redes se han extendido hasta los centros educativos.

A principios de este año el gobierno puso en marcha un plan integral de prevención, seguridad y orientación para alejar a los jóvenes de la problemática del consumo de drogas y alcohol.