Londores. Por segundo año consecutivo no se entregará un premio de US$5 millones para ex líderes africanos que establezcan ejemplos de gobiernos honestos y democráticos, anunció este domingo el patrocinador.

Mo Ibrahim, empresario de telecomunicaciones de origen sudanés, fundó el mayor premio individual del mundo como un modo de alentar la buena gobernabilidad en un continente asolado por la corrupción y frecuentemente poca adherencia a los principios democráticos.

Una comisión de siete miembros para el premio, encabezada por el ex secretario de Naciones Unidas, Kofi Annan, se reunió este sábado pero no eligió un ganador, informó la Fundación Mo Ibrahim Foundation.

La comisión tampoco eligió un ganador el año pasado. Dijo a la fundación que no había nuevos candidatos, por lo que no se había seleccionado a un ganador.

Ex líderes elegidos democráticamente de países del África Subsahariana que hayan dejado el cargo en los últimos tres años son elegibles para el premio.

"Los estándares fijados para el ganador del premio son altos y la cifra de potenciales candidatos cada año es pequeña. Por lo que es probable que habrá años en los que no se entregue ningún premio," dijo Ibrahim mediante un comunicado.

Tras la decisión del año pasado de no otorgar el premio, Ibrahim negó que fuera un desaire a líderes como el ex presidente sudafricano Thabo Mbeki o al ex presidente nigeriano Olusegun Obasanjo, que serían elegibles.

Hasta ahora los dos ganadores del premio son el ex presidente de Botswana Festus Mogae y el ex presidente de Mozambique Joaquim Chissano. El ex presidente sudafricano Nelson Mandela fue ganador honorario en 2007.

El ganador recibe US$5 millones en 10 años y después US$200.000 anualmente de por vida, con otros posibles US$200.000 al año por 10 años para "buenas causas" que apoye el ex líder.