Washington. El presidente Barack Obama enfatizará hoy la necesidad de una mayor seguridad en las minas durante un servicio funerario para 29 trabajadores, quienes murieron este mes en el peor desastre minero en Estados Unidos desde la década de 1970.

Obama y el vicepresidente Joe Biden asistirán en Beckley, Virginia Occidental, al servicio fúnebre para los mineros, que murieron en una explosión subterránea el 5 de abril en la mina Upper Big Branch, de Massey Energy, en Montcoal.

"No podemos regresar a los 29 hombres que perdimos. Están con el Señor ahora. Nuestra tarea, aquí en la Tierra, es evitar que se pierdan vidas en otra tragedia como esta", dirá Obama, según extractos de su discurso divulgados por la Casa Blanca.

El 15 de abril, el presidente atribuyó la mayor parte de la responsabilidad por el desastre a Massey, tras describir el accidente como "un fracaso principalmente de la dirección", e instó a una mejor supervisión de la minería a nivel nacional para evitar más tragedias.

En su discurso, Obama hará hincapié en la necesidad de "hacer lo que debe hacerse, individual y colectivamente, para generar condiciones seguras y tratar a nuestros mineros del modo en el que se tratan uno al otro como familia".

Massey, el mayor productor de carbón en la montañosa región central de los Apalaches, ha rechazado las sugerencias de que la explosión se debió a una despreocupación por la seguridad y dijo que su tasa de accidentes tuvo un mínimo histórico en el 2009.

Un reporte preliminar ordenado por Obama sobre el accidente mostró que los inspectores federales de seguridad minera advirtieron a Massey en el 2007 que podría declararse que la mina tenía "un patrón de violaciones", lo que habría generado una mayor supervisión del Gobierno.

La mina redujo en ese momento sus problemas de seguridad, pero hubo un alza en las violaciones en el 2009, con 515 citaciones el año pasado y 124 en lo que va del 2010, según el reporte.

"Todo el trabajo duro. Todo era para sus familias, para un techo sobre sus cabezas, disfrutar el retiro con sus mujeres", señala el discurso del mandatario.

"Todo era con la esperanza de algo mejor. Estos mineros vivieron como murieron: persiguiendo su sueño americano", agrega.