Nueva York. La ola tropical al sur de Haití en el centro del Mar Caribe se fortaleció durante la noche y podría convertirse en una depresión tropical en los próximos dos días, dijo este miércoles el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

El CNH dio al sistema una posibilidad media de 30% de desarrollarse en el próximo día aproximadamente, desde 20% de la noche previa.

Específicamente, "vientos elevados parecen conducentes a un desarrollo lento mientras la alteración se movía al oeste u oeste-noroeste a unos 16 kilómetros por hora hacia el oeste del Mar Caribe", dijo el CNH.

La mayoría de modelos climáticos proyectan que el sistema se moverá hacia la Península de Yucatán mexicana y el sudoeste del Golfo de México antes de impactar en la costa noreste de México, en el sur de Texas, en los próximos días.

Un par de modelos, sin embargo, mostraron al sistema dirigiéndose hacia el norte entre Yucatán y el oeste de Cuba hacia los estados de Luisiana, Misisipi y Alabama de la costa estadounidense del Golfo de México donde BP Plc está tratando de limpiar su masivo derrame de petróleo.

Si la tormenta llegara a formarse, se llamará Alex.

El CNH advirtió que fuertes lluvias podrían afectar áreas de Jamaica, Cuba y Haití en los próximos días.

Cualquier inundación en Haití sería especialmente perjudicial debido a que todavía está tratando de reconstruirse después de un terremoto de magnitud 7 que devastó el país en enero.

Operadores de energía siguen de cerca las tormentas que podrían entrar al Golfo de México e interrumpir la producción de petróleo y gas natural frente a la costa de Estados Unidos y las operaciones de refinación a lo largo de la costa.

Los operadores de materias primas también observan las tormentas que podrían dañar cultivos agrícolas como los cítricos y el algodón en Florida y en otros estados a lo largo de la costa hasta Texas.

Los precios de seguros vinculados a activos, que transfieren los riesgos asociados por desastres naturales a los inversores de mercados de capitales y pueden ser usados para cubrir otros riesgos expuestos al clima, también podrían verse afectados por el recorrido de una tormenta.