Londres/Montevideo. Más de 1.000 millones de personas en 19 países están protegidas por leyes que exigen advertencias en los paquetes de cigarrillos sobre sus efectos nocivos, pero otros países no hacen lo suficiente para reducir los altos índices del tabaquismo, dijo el jueves un informe.

En su tercer reporte sobre la Epidemia Mundial del Tabaquismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que las advertencias gráficas promueven que las personas dejen de fumar y buscan reducir el interés en el cigarrillo en los no adictos.

"Nos complace constatar que es cada vez mayor el número de personas a las que se previene adecuadamente acerca de los peligros del consumo de tabaco", dijo el subdirector general de la OMS, Alan Alwan, experto en enfermedades no transmisibles y salud mental.

"Al mismo tiempo, no nos conforma que la mayoría de los países no estén haciendo nada o no lo suficiente", agregó.

Más de 1.000 millones de personas en todo el mundo son fumadores y el 80% de ellos vive en las regiones más pobres.

Algunos expertos han acusado a las empresas multinacionales de incentivar a potenciales nuevos fumadores, en especial a mujeres, y de posicionar al cigarrillo como símbolo de emancipación o mejor posición económica.

En cerca de 150 países hay "falta de educación pública contra el tabaco apelando a los medios masivos de comunicación", dijo el reporte sobre la Epidemia Mundial del Tabaquismo.

Más de la mitad de los fumadores morirá por enfermedades asociadas al consumo de tabaco y la OMS lo describe como "uno de los desafíos más grandes que enfrenta el mundo en materia de salud pública".

Fumar causa cáncer de pulmón, que es casi fatal, y otras enfermedades respiratorias que son crónicas. Asimismo, es un factor de riesgo para las enfermedades cardivasculares, la principal causa de muerte en el mundo.

Hay progreso, pero falta mucho. La Fundación Pulmonar Mundial recibió favorablemente el progreso plasmado en el reporte de la OMS, pero destacó que aún el 70% de la población mundial no vio campañas nacionales contra el tabaco en los últimos dos años.

En cerca de 150 países hay "falta de educación pública contra el tabaco apelando a los medios masivos de comunicación", dijo el documento.

"Muchos países sólo han hecho una campaña... mientras muchos más no han donado nada", dijo la portavoz Sandra Mullin. "Para combatir el comportamiento, las estrategias antimercadeo necesitan ser aplicadas de forma regular con un mensaje consistente a largo plazo", agregó.

La de las advertencias gráficas está entre las seis principales medidas para la reducción de la demanda recomendadas por la OMS, que presentó su informe en Montevideo, Uruguay.

Otras son monitorear el uso del tabaco, proteger a las personas del humo de tabaco mediante leyes para la generación de espacios libres de humo, apoyando el abandono del cigarrillo, reforzando prohibiciones en publicidades sobre tabaco, así como el patrocinio y promociones por parte de las marcas, y elevar los tributos.

La primera ministra de Australia, Julia Gillard, dijo el mes pasado que le gustaría avanzar en nuevas leyes que demanden menor presencia de las marcas en los paquetes de cigarrillos, algo previsto para enero del 2012.

OMS estima en 6 millones las muertes para 2011. La OMS predijo que el tabaco matará a casi seis millones de personas este año, incluyendo a más de 600.000 no fumadores que morirán como resultado de la exposición al humo del tabaco. Dijo además que el tabaco podría provocar unos 8 millones de decesos por año para el 2030.

El reporte del organismo afirmó que más de 739 millones de personas en 31 países están cubiertas por leyes que establecen espacios libres de humo de tabaco, más del doble del número reportado en el 2009.

Burkina Faso, Nauru, Pakistán, Perú, España y Tailandia fueron los últimos países en prohibir fumar en espacios cerrados y lugares de trabajo.

El informe indica que 12 nuevos países subieron los impuestos al tabaco a más del 75% de su precio en el mercado, siendo 27 países en total, mientras República del Chad, Colombia y Siria han prohibido publicidades de tabaco, promociones y patrocinios.

México, Perú y Estados Unidos fueron los últimos países en exigir más y más grandes advertencias sobre el efecto del tabaco en la salud en los paquetes de cigarrillos.