Ginebra. Naciones Unidas y otras agencias de ayuda llamaron este lunes al mundo a no olvidar a Haití, devastado por un terremoto, y a mantener el apoyo financiero para la reconstrucción a largo plazo.

El llamado se produjo en una conferencia de prensa para conmemorar los seis meses desde que el sismo golpeara la empobrecida nación caribeña, causando la muerte de unas 225.000 personas y la destrucción de la capital, Puerto Príncipe, dejando a 1,5 millones de personas sin hogar.

"Esperamos que los donantes continúen los esfuerzos para cumplir las promesas que hicieron sobre ayuda financiera y reconstrucción, pese a los actuales problemas económicos del mundo", dijo Elisabeth Byrs, del organismo de coordinación humanitaria de la ONU, OCHA.

La comisión que supervisa la coordinación de los esfuerzos de ayuda dice que sólo 62% del financiamiento buscado en un llamado de emergencia de la ONU en febrero ha sido recibido hasta ahora.

"Hay algo de demora actualmente en los fondos prometidos que llegan a Haití", dijo Adam Rogers del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), mientras el Alto Comisionado Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dijo que había una necesidad urgente de construir casas definitivas.

US$907 millones recibidos. El pedido original era de US$1.400 millones, pero la cifra fue incrementada a US$1.500 millones en mayo cuando la escala del desastre y las necesidades de los cerca de 10 millones de personas en Haití se volvió más evidente.

Hasta el momento, sólo US$907 millones han sido recibidos, dice una copia del adelanto del reporte obtenido por Reuters.

Alrededor del mundo hubo una gran respuesta pública inmediatamente después del desastre mientras la televisión grababa las trágicas escenas de muerte y sufrimiento, y las donaciones fluían a las agencias de ayuda independientes.

Sin embargo, tanto los organismos de socorro de la ONU como las organizaciones no gubernamentales (ONG) advirtieron en el momento que podría ser difícil mantener el interés después de que se fueran los reporteros y ocurrieran otros desastres en otros lugares del mundo.

"Me temo que esto es lo que podría estar sucediendo", dijo Byrs de OCHA.