Ginebra. Sólo 251.000 de los 15 millones de refugiados en el mundo, menos de 2%, regresaron a sus países de origen el año pasado, la menor cifra en dos décadas, aseguró Naciones Unidas.

El alto comisionado para Refugiados de la ONU, Antonio Guterres, dijo que los actuales conflictos en Afganistán, Somalia y la República Democrática del Congo obligaron a muchos desplazados de estos países a no volver el año pasado.

Otras crisis que parecían estar distendiéndose, como las de Irak y el sur de Sudán, también quedaron estancadas, desalentando a las personas expatriadas en su idea de regresar a casa, dijo Guterres en un comunicado acompañado por un reporte de la Agencia de Refugiados de la ONU (Acnur).

"Una mayoría de refugiados en el mundo han estado viviendo en esa condición por cinco años o más", dijo el ex primer ministro de Portugal. "Inevitablemente, esa proporción crecerá si menos refugiados son capaces de volver a casa", señaló.

Normalmente, alrededor de un millón de refugiados aceptan la repatriación voluntaria cada año, de acuerdo a Acnur.

El número total de refugiados en el mundo - definidos como aquellos que huyen de un conflicto o por persecución a través de fronteras internacionales - quedó estable el año pasado en 15,2 millones de personas.

Países en desarrollo acogen a 805 de esos desplazados, liderados por Pakistán con 1,7 millones, Irán con 1,1 millones y Siria con un estimado de 1,1 millones.

Además de los 15,2 millones de refugiados en el mundo, también existen unas 27,1 millones de personas desplazadas a nivel interno, que se quedan sin hogar y no pueden dejar sus países, junto a otras 983.000 personas que buscan asilo en otras naciones.

La Acnur brinda ayuda humanitaria y protección a los refugiados y los asiste para que puedan establecerse en los países donde sea posible. Los refugiados afganos e iraquíes representan casi la mitad del total mundial bajo responsabilidad de la entidad de la ONU.