La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó su preocupación por la creciente violencia contra las mujeres en Bolivia, pese a los esfuerzos estatales para promover la equidad y erradicar la violencia de género.

La cifra de féminas asesinadas en el primer semestre de 2010, en Bolivia, casi duplica el registro del año precedente. Además cada día, unas 14 mujeres buscan asistencia en centros de salud por violencia física, sexual o psicológica.

Los reveladores datos están contenidos en el Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas sobre las actividades de su oficina en el Estado Plurinacional de Bolivia, presentado el jueves pasado en La Paz.

“Preocupa el número creciente de casos de asesinatos de mujeres, que casi duplica las cifras del año pasado. Según fuentes no gubernamentales, en los primeros seis meses de 2010 se registraron 69 asesinatos de mujeres a nivel nacional”, dice el documento, que también hace hincapié en el hecho de que la mitad de estos crímenes ocurrió en las ciudades de La Paz y El Alto.

En las dos últimas semanas se produjeron dos casos de violencia machista que muestran la vulnerabilidad de las mujeres en el país. En Quillacollo, Cochabamba, un hombre que estaba separado de su pareja, con la que tiene un hijo de siete años, la violó y torturó por diez horas, además grabó con una pistola eléctrica en el pecho de la víctima las palabras “robamaridos” y “p…”, debido  a que ella no quiso volver con él.

La madre del agresor, José Antonio G.R., entró al cuarto donde la joven era martirizada y cuando ésta  le pidió auxilio, sólo obtuvo como respuesta un “más bien no te ha matado”. El hombre, un empresario maderero, fugó y hasta ahora no ha sido hallado por la Policía.

En Santa Cruz, Heidi Oliver Suazo, de 36 años, madre de tres hijos y que trabajaba en un karaoke, fue asesinada con 20 puñaladas por su ex pareja en frente de los empleados y clientes del local.

Ella tampoco quiso volver con su ex pareja Manuel C. R., un chofer, y, como en el anterior caso, el asesino huyó y las fuerzas del orden hasta ahora no han dado con él.

Pese a la preocupación manifestada por el número creciente de  este tipo de casos, la Alta Comisionada destacó la aplicación del Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades  bautizado como “Mujeres Construyendo la Nueva Bolivia para Vivir Bien”, política pública que se aplica desde 2009 y  que está encaminada a lograr la igualdad de oportunidades y eliminar la violencia de género.

También resaltó la promoción de los derechos de la mujer, así como el diseño de propuestas normativas  que procuran contrarrestar las distintas formas de violencia contra las féminas, promovidas por el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades, que depende del Ministerio de Justicia, “que espera tengan impactos positivos en el futuro cercano”.

“En este contexto, la Ley Orgánica del Poder Judicial establece tribunales especiales para casos de violencia física, psicológica y sexual, tanto en la esfera pública como en la privada, así como la competencia de los tribunales agroambientales para asegurar que los derechos de las mujeres sean tomados en cuenta en los registros de propiedad”, apunta el documento-informe.

Otro aspecto destacado por la Alta Comisionada de Naciones Unidas son las reformas legales que elevaron el porcentaje de la presencia de féminas en las listas de partidos políticos y organizaciones ciudadanas para cargos electivos, aunque este avance tiene su correlato en los ataques sexistas de los que fueron víctimas las candidatas.

“Gracias a la aplicación de la Ley de Cuotas, el porcentaje de mujeres en los cargos de concejales municipales ascendió a 42%. Sin embargo, en ninguna gobernación, sólo en el 7% de las alcaldías y en el 28% de los cargos de asambleísta departamental, prevaleció una mujer”, añade.

El informe también destaca el hecho de que en enero de 2010 el gabinete ministerial estuviera compuesto en 50% por mujeres, tendencia que sufrió un leve retroceso.