Londres. El programa de Naciones Unidas para el sida dijo este martes que se podrían evitar 10 millones de muertes hasta 2025 y 1 millón de nuevas infecciones por año si los países adoptaran un nuevo enfoque para cumplir con los objetivos para tratar la enfermedad.

El reporte de ONUSIDA propuso un abordaje más simple para lidiar con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el sida, que aseguró podría reducir drásticamente el número de muertes relacionadas con la infección y ayudar a detener la transmisión.

Los líderes mundiales fijaron este año como el plazo para que los pacientes con VIH/sida logren un acceso universal al tratamiento.

La mayoría de los activistas creen que no se logrará la meta, pero las organizaciones de salud global la están usando como el foco para combatir la epidemia con nuevas ideas, en una época de recursos y presupuestos limitados.

"Para que los países logren sus objetivos y compromisos del acceso universal, debemos reformar nuestra respuesta", dijo el director de ONUSIDA, Michel Sidibe, a periodistas. "A través de la innovación podemos bajar los costos para que las inversiones lleguen a más personas", agregó.

ONUSIDA describió su visión del "Tratamiento 2.0" como un nuevo enfoque destinado a simplificar el suministro del tratamiento y mejorar el acceso a la medicación.

La agencia pidió combinar los esfuerzos por el desarrollo y los precios de los fármacos, usando tratamientos para mejorar la prevención e involucrando a más trabajadores comunitarios en el cuidado de los pacientes con el fin de reducir la necesidad de médicos altamente calificados y costosos laboratorios.

El director de VIH/sida de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo a Reuters la semana pasada que quiere más eficiencia e innovación en el tratamiento de la enfermedad para maximizar el uso de fondos escasos.

De acuerdo a estimaciones de ONUSIDA, 33,4 millones de personas vivían con VIH en todo el mundo a fines de 2008. En el mismo año, hubo casi 2,7 millones de nuevas infecciones y 2 millones de muertes.

La región más afectada es el África subsahariana, donde se registraron 71% de las nuevas infecciones en 2008.

El estudio fue publicado antes de una conferencia del sida que comenzará en Viena el 18 de julio, donde 25.000 científicos, trabajadores de la salud, activistas y funcionarios gubernamentales discutirán los últimos avances contra la enfermedad.

La crisis económica global está afectando los niveles de financiamiento de la lucha contra el sida, un factor que según los activistas ya está poniendo en riesgo muchas vidas.

Un estudio con un modelo matemático conducido por ONUSIDA sugirió que, en comparación con los enfoques actuales, el plan del Tratamiento 2.0 podría evitar 10 millones de muertes antes de 2025 y reducir las nuevas infecciones en hasta 1 millón por año si los países ofrecen fármacos a todos los que necesitan.

"El Tratamiento 2.0 no sólo puede salvar vidas, también tiene el potencial de darnos significativos dividendos en la prevención", aseguró Sidibe.