Ginebra. Rebeldes de la región sudanesa de Darfur y Naciones Unidas firmarán esta semana un acuerdo para proteger a los menores de edad, dijo este lunes un grupo de mediación independiente, en una medida que parece destinada a detener el uso de niños soldados.

El Centro para el Diálogo Humanitario dijo que el rebelde Movimiento de Igualdad y Justicia (JEM) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) firmarán este miércoles un acuerdo en Ginebra.

Funcionarios de la ONU han citado evidencia de que JEM y otros rebeldes y grupos pro-gobierno reclutaron niños soldados en el conflicto que emergió en 2003, cuando insurgentes, en su mayoría árabes, se sublevaron contra el gobierno de Jartum, buscando más autonomía.

"Este es un paso muy importante y positivo. Es el resultado de más de un año de conversaciones entre agencias de la ONU y JEM, patrocinados por el Centro para el Diálogo Humanitario", dijo el consejero humanitario del centro, Dennis McNamara, en un comunicado.

El comunicado no hizo referencia al reclutamiento de niños soldados, pero funcionarios que pidieron no ser identificados dijeron que uno de los puntos del acuerdo era detener este flagelo en Darfur.

Bajo el acuerdo, Unicef tendrá acceso ilimitado a todas las locaciones de JEM para verificar su cumplimiento y trabajará con todas las partes para proteger a los niños del conflicto.

El acuerdo representa una inusual buena noticia en el conflicto de siete años en el que funcionarios de la ONU dicen que unas 300.000 personas murieron y 2,7 millones fueron desplazadas de sus hogares.
Los combates continúan en medio de conversaciones de paz oscilantes.

El Centro para el Diálogo Humanitario es un grupo de mediación independiente y neutral con sede en Ginebra que trata de poner fin al conflicto armado. También actúa en Filipinas, Myanmar, Kenia y Somalia, entre otros conflictos.