México DF. Un nuevo fin de semana violento en México dejó más de 30 muertos en diversos ataques en contra de autoridades y políticos, así como en enfrentamientos entre bandas rivales del narcotráfico.

Rey Hernández, líder del izquierdista Partido del Trabajo (PT) en el sureño estado mexicano de Guerrero, fue ejecutado el domingo a plena luz del día por desconocidos que portaban armas AK-47, conocidas como "cuerno de chivo", dijeron autoridades y testigos.

"Es totalmente lamentable y condenable estos hechos y exigimos a la autoridad que investigue este crimen", dijo al diario Reforma Misael Medrano, jefe en Guerrero del también izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien acompañaba a Hernández.

El incidente ocurrió en Ometepec, al sur del popular balneario de Acapulco, en donde las autoridades también informaron del hallazgo de tres descuartizados por una presunta venganza entre bandas rivales.

En Morelia, en el central estado de Michoacán, la secretaria de Seguridad Pública, Minerva Bautista, fue atacada la madrugada del sábado por un comando armado que disparó más de 2,000 balas en contra de la camioneta blindada de la funcionaria.

Bautista resultó herida pero no de gravedad en el incidente en el que murieron cuatro de sus acompañantes.

"Este acto cobarde muestra la desesperación de las organizaciones de la delincuencia organizada a las que cada vez más la autoridad le ha cerrado sus espacios y márgenes de maniobra para ejercer actividades ilícitas", dijo el ministerio del Interior (Gobernación) en un comunicado.

La violencia del narcotráfico se ha disparado por todo el país a raíz de la campaña contra los cárteles lanzada por el presidente Felipe Calderón a finales del 2006, cuando asumió el cargo.

Unas 22,700 personas han muerto por la violencia de los cárteles desde entonces, principalmente en la zona de la frontera norte.

En la violenta Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, siete policías murieron el sábado en una emboscada al acudir a una presunta llamada de emergencia que resultó falsa.

En el también fronterizo Nuevo León, 9 sicarios del narcotráfico murieron en tres incidentes separados, que incluyeron un enfrentamiento con la policía.

En el central estado de Hidalgo, enfrentamientos entre bandas rivales dejaron el domingo dos muertos.

Diarios locales reportaron también al menos una decena de ejecutados en otros incidentes.