La Paz. Estados Unidos y al menos otros dos países bloquearán un intento de Bolivia para lograr que Naciones Unidas levante una prohibición a la centenaria tradición de mascar hoja de coca, dijo este viernes un grupo de diplomáticos.

La hoja, el principal ingrediente de la cocaína, fue declarada un narcótico ilegal en la Convención Unica sobre Estupefacientes de la ONU de 1961, junto a drogas como la cocaína, heroína y opio, pero es masticada por muchos bolivianos para reducir el hambre y la puna o mal de montaña.

Miles de indígenas bolivianos marcharon esta semana por la capital La Paz mascando hojas de coca para respaldar la petición de Bolivia ante el organismo mundial para que la práctica sea despenalizada. Otros países tienen hasta el lunes para presentar sus objeciones.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, un ex campesino cocalero y el primer líder indígena del país andino, encabeza una campaña del gobierno para promover los beneficios a la salud de las hojas de coca.

El embajador de Bolivia ante Naciones Unidas, Pablo Solón, dijo este viernes que Estados Unidos, el Reino Unido y Suecia habían objetado. Otros tres países: Egipto, Macedonia y Colombia, habían registrado objeciones, pero luego las retiraron, sostuvo en una conferencia de prensa.

Sin embargo, bajo los términos de la convención, el texto sólo puede ser modificado mediante consenso, lo que significa que basta una objeción para bloquear el cambio.

Diplomáticos dijeron que en vista de las objeciones, el tema sería llevado a una reunión del Consejo Económico y Social de la ONU que comienza el 18 de febrero en Ginebra.

Esta reunión tiene el poder de llamar a una conferencia especial sobre el tema, pero los países que respaldan una prohibición continua dijeron que esperan que eso no ocurra.

"Sin efectos negativos". Bolivia quiere enmendar el artículo de la convención mediante el que los países llamaron hace 25 años a abolir la práctica de masticar la hoja de coca después de que ratificaron el pacto. Bolivia ratificó la convención en 1976.

En una carta enviada en marzo del 2009 al Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, Morales dice que el masticar la hoja de coca se remonta a 5.000 años en los Andes y que "no puede ni debería ser prohibido".

Un estudio de la ONU de 1995 dice que "el uso de las hojas de coca parece no tener efectos negativos en la salud".

Solón dijo a periodistas que la práctica "nunca será prohibida en Bolivia", agregando que sería una locura pensar eso.

Pero la embajada de Estados Unidos en La Paz pidió este mes en un comunicado que se mantenga "la integridad de la convención de 1961". Reconoció, sin embargo, que el masticar hoja de coca es una tradición y expresó su voluntad de trabajar con Bolivia "en el marco de respeto a estas antiguas prácticas".

"Sin la hoja de coca, no hay cocaína", dijo un diplomático occidental en Naciones Unidas. "A eso se reduce todo", agregó.

Solón dijo que Bolivia no está pidiendo tener cultivos ilimitados de hojas de coca y que "comparte el punto de vista de que todo lo que sea más allá del cultivo para el consumo tradicional tiene que erradicarse".

Washington ha acusado a Bolivia, el tercer productor mundial de cocaína, de no hacer lo suficiente para luchar contra los narcotraficantes, pero Solón dijo que su país "está totalmente comprometido en la lucha contra el narcotráfico y la cocaína".