Ciudad de Panamá. Once muertos, cerca de cinco mil afectados y casi 500 viviendas destruidas es el saldo que ha dejado las intensas lluvias en Panamá, por lo cual este sábado el gobierno decretó emergencia nacional.

Con esta declaración, adoptada por el presidente Ricardo Martinelli, ahora se solicitará al Parlamento la suspensión temporal de los límites financieros del gasto fiscal, cercano al 1,5% respecto del Producto Interno Bruto (PIB), según publicó El Financiero.

Según las cifras informadas por el Sistema Nacional de Protección (Sinaproc), existen 4.771 afectados, 1.285 viviendas dañadas y 453 destruidas.