Satiago. Los preparativos para la visita del Papa Francisco a Chile, del 15 al 18 de enero próximo, se están ultimando en las ciudades en que el pontífice estará: Santiago, Temuco e Iquique.

Una visita que ha levantado polémica, no sólo por lo costoso que será para el Estado, sino que también porque en su agenda en Chile no hay hasta ahora un espacio para recibir a las víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos.

Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes en contra de Fernando Karadima, era uno de los que había solicitado una audiencia con el Papa.

“Las víctimas le pedimos 15 a 20 minutos para hablar cara a cara, porque nunca nos ha querido oír, siempre nos oye a través de delincuentes como Ezzati, Errázuriz o Barros”, declaró.

Para Cruz, esta visita “es totalmente una falsedad: él habla de tolerancia cero y su tolerancia cero es más falsa que Judas, porque no hace nada por los abusos sexuales. De hecho, hace una semana le hizo el funeral más pomposo a uno de los cardenales encubridores más grandes del mundo, Bernard Law”.

“Creo que el Papa viene a rescatar a la jerarquía de la Iglesia chilena que se está hundiendo y tratar de hacerlo con su poder de rockstar, de convocatoria, para salvarle el pellejo a estos obispos que se hunden por haber escondido y esconder constantemente los casos de abusos que siguen pasando hasta el día de hoy”, agregó.

El periodista afirmó que  para él “el Papa es la decepción más grande que ha existido en los últimos años. Empezó con todas las ínfulas de que era un hombre que en verdad iba a hacer algo y resultó ser un hombre tozudo, que en vez de destituir o castigar a obispos que han encubierto abusos los recompensa, por lo que lo hace cómplice. Para que los abusos sigan pasando en la actualidad tiene que haber una aceptación de la jerarquía y de la cúpula máxima, que es él. El Papa, con un manotazo, podría terminar con todo esto, pero sin embargo no lo hace. Es un hombre de titulares nada más, y de titulares absolutamente vacíos”.

Cruz, que se encuentra de paso en Chile y volverá en los próximos días a los Estados Unidos -está radicado en Filadelfia-, afirmó que para los días en que el pontífice esté en el país regresará desde EE.UU. ante la posibilidad de que finalmente se pueda reunir con el Papa.

“Nosotros pedimos una audiencia y nos dijeron que la agenda estaba muy llena. Pero muchas veces ellos sientan en los primeros banquillos a víctimas en los actos y las llaman como una cosa de relación pública. Ahí estaré, siempre estoy dispuesto a hablar, como lo hemos hecho siempre”, aseveró.

Además, para eso días la Fundación Para la Confianza de la cual es parte organizará un seminario en Chile con personas “que va a venir de todo el mundo y nos quieren acompañar, como Sara Oviedo, ex vicepresidenta del Comité de los Derechos del Niño de la ONU; Peter Saunder, que es quien me reemplazó cuando el Papa me bajó de la Comisión Vaticana; Pedro Salinas, el periodista peruano que destapó el caso Sodalicio, y Alberto Athie de México, quien ayudó a destapar a los Legionarios”.

También señaló que los feligreses de Osorno que piden la salida del obispo Juan Barros, a quien acusan de encubrir a Karadima, realizarán manifestaciones en esos días.

“Yo y toda la gente que viene al seminario también vamos a apoyar a los de Osorno, que son gente de iglesia, gente buenísima. Donde ellos estén, nosotros estaremos con ellos apoyándolos”.