París. Las mujeres musulmanas podrían ser multadas en Francia por usar el velo integral en lugares públicos, de acuerdo con una ley aprobada este martes por abrumadora mayoría en la Cámara Baja del Parlamento galo.

La ley, que aún tiene que ser aprobada por la máxima autoridad constitucional del país, el Consejo Constitucional, y por el Senado, podría convertir a Francia en el segundo país europeo que da pasos para convertir en delito llevar burka o niqab.

En Francia vive la minoría musulmana más grande de Europa, formada por cinco millones de personas, pero se cree que sólo unas 2.000 mujeres llevan el velo integral.

La ley, que según sus críticos estigmatiza a los inmigrantes, prohíbe "llevar, en un lugar público, prendas diseñadas para cubrir el rostro".

Infringir la norma conllevará una multa de 150 euros o la asistencia a una clase de ciudadanía.

Obligar a alguien a cubrirse la cara podría penarse con un año de cárcel y una multa de 30.000 euros. La ley no se aplica si el rostro está cubierto para eventos artísticos o carnavales.

En la votación, 335 miembros de la Cámara aprobaron la prohibición y sólo uno se opuso. Los socialistas y el Partido Verde se abstuvieron.

La ministra de Justicia, Michele Alliot-Marie, dijo que la aprobación del texto es un éxito para los valores republicanos franceses de libertad, igualdad, fraternidad y laicismo.

Sin embargo el Consejo de Estado, el máximo organismo de asesoría legal del país, ya se ha preguntado si la prohibición es compatible con la Constitución y la Convención Europea de Derechos Humanos.

¿Negación de derechos? También el Consejo de Europa ha expresado su oposición a la prohibición del velo, y ha señalado que niega un derecho básico a las mujeres.

Los partidarios de la norma afirman que los burkas, que cubren el cuerpo de la cabeza a los pies, y el niqab, que sólo deja los ojos a la vista, degradan a las mujeres y son una amenaza para la seguridad pública.

Sus críticos creen que leyes semejantes discriminan a los musulmanes y crean un clima de sospecha y hostilidad hacia las comunidades inmigrantes. Amnistía Internacional condenó la votación.

"Una prohibición completa a cubrir la cara violaría los derechos de libertad de expresión y religión para las mujeres que llevan el burka o el niqab como expresión de su identidad o creencias", aseguró John Dalhuisen, experto en discriminación en Europa de Amnistía Internacional.

Francia ya ha prohibido los pañuelos musulmanes que cubren la cabeza o hiyabs en escuelas y en los puestos de funcionarios públicos, aunque las estudiantes universitarias pueden llevarlos.

El empresario Rachid Nekkaz, quien intentó presentarse a las elecciones presidenciales de 2007, indicó en un comunicado publicado en varios periódicos que utilizará los beneficios de ventas de propiedades para crear un fondo de un millón de euros que ayude a las mujeres a pagar las multas acarreadas por la nueva ley.

Los movimientos en favor de prohibir el velo integral están cobrando fuerza en Europa. Encuestas en España, Italia, Alemania y Reino Unido han indicado un amplio apoyo de la población a estas medidas.

La Cámara Baja del Parlamento belga aprobó en abril el veto a todas las prendas que cubran el rostro de forma total o parcial, y también España está considerando una prohibición.

Varias localidades españolas han prohibido ya los velos integrales en edificios públicos, y Barcelona ha anuncido su intención de hacerlo, mientras que en Italia una coalición aliada del primer ministro conservador, Silvio Berlusconi, está presionando en favor de una ley que prohíba estas prendas.

Alemania, sin embargo, no está estudiando una prohibición, mientras que en Reino Unido es improbable que prospere la propuesta de un parlamentario conservador para prohibir burkas y pasamontañas.