Las autoridades peruanas se han propuesto erradicar 14.000 hectáreas de cultivos ilegales de hoja de coca y marihuana, anunció el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza.

El ministro explicó que estas cifras representan un récord porque será la primera que vez que el trabajo de control de estos insumos utilizados por el narcotráfico ascenderá por encima de la meta señalada.

Pedraza subrayó que la erradicación no solamente se limita a las zonas geográficas tradicionales como el Valle de los Ríos Apurimac, Ene y Mantaro (Vrae), en la amazonía, sino que también se proyecta a las regiones norteñas de Cajamarca y La Libertad.

Pedraza detalló que a diferencia del Vrae, donde se plantan cocales, en la zona norte de este país, fronteriza con Ecuador, los carteles del narcotráfico cultivan amapola (de donde se obtiene la goma de opio) y marihuana.

Aseguró que el gobierno del presidente Ollanta Humala tiene la intención política de luchar contra el narcotráfico con la finalidad de erradicar este flagelo del Perú.

Como parte de esta política antidrogas las autoridades peruanas también trabajan en la interceptación de los insumos químicos que los carteles utilizan para la elaboración de la cocaína.

Asimismo,complementarán con un control estricto de la proliferación de armas de fuego y el tráfico de explosivos que son utilizados para usos delictivos.

Pedraza destacó que un sector importante de esta política antidrogas lo constituye la profundización de los cultivos alternativos en las zonas cocaleras y la implementación de nuevas leyes para controlar el blanqueo de dinero.

El gobierno peruano se ha propuesto como meta para 2013 la erradicación de 16.000 hectáreas de plantaciones ilegales en el marco del combate al narcotráfico en este país que está vinculado a los carteles mexicanos y colombianos.