Lima. Perú declaró este miércoles en emergencia el mayor puerto del país debido a una huelga de estibadores que ha frenado el ingreso y salida de barcos, dejando millones de dólares en pérdidas en el comercio.

La emergencia por 60 días permite la intervención de las fuerzas armadas y la policía para restablecer el normal funcionamiento del puerto del Callao, ubicado en la costa central del país sudamericano, dijo un decreto del Gobierno.

Los trabajadores portuarios de carga iniciaron una huelga hace una semana en protesta contra el programa de concesiones al sector privado de la mayoría de terminales marítimos de Perú, cuya economía depende fuertemente de la exportación principalmente de materias primas.

La Cámara de Comercio de Lima dijo en un comunicado que el retraso en la entrega y envío de mercancías ha puesto en riesgo millones de dólares para los exportadores y los importadores.

Por el puerto del Callao se movilizan mercancías por un valor de unos US$100 millones diarios, dijo la institución.

"Es inaceptable que el comercio exterior peruano se encuentre paralizado por la protesta de 1.000 trabajadores que, lejos de buscar mejorar la competitividad del país, pretenden mantener al país en el atraso y la postergación", afirmó.

El ministro de Transporte y Comunicaciones, Enrique Cornejo, dijo que el terminal marítimo del Callao estuvo trabajando parcialmente en los últimos días, aunque al menos 30 barcos cambiaron de rumbo para dirigirse a otros puertos vecinos.