Lima. El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, anunció este miércoles que dio orden para que el Ministerio de Transporte inicie las gestiones para modernizar la autopista Panamericana Norte y de esta forma eliminar el uso de la “curva del diablo”, en donde 48 personas murieron este martes, tras la caída de un bus a un precipicio.

“Hoy he dado instrucciones al MTC para que inmediatamente inicie un acuerdo con el concesionario NorVial para ampliar la autopista existente a tres carriles de cada lado y así eliminar el uso de la antigua y muy peligrosa vía por ‘Pasamayo"”, indicó Kuczynski en su cuenta de Twitter.

La decisión del presidente peruano no se sustenta solamente en el trágico accidente de martes, sino en una serie de incidentes ocurridos en “Pasamayo” y que hicieron valer el apodo de “curva del diablo” a la zona.

De acuerdo a un recuento de diario El Comercio de Perú, al menos 26 accidentes de tránsitos se han registrado en esta área de la Panamericana Norte desde 1990 hasta la fecha, incluyendo la tragedia de este martes.

Al menos 26 accidentes de tránsitos se han registrado en esta área de la Panamericana Norte desde 1990.

La gran mayoría de estos accidentes han tenido víctimas fatales, como fue el ocurrido el 1 de junio de 2009, cuando 15 personas murieron carbonizadas, tras la colisión de un bus interprovincial y un camión que transportaba solventes químicos.

Una año antes en julio, la colisión frontal de dos buses dejó un saldo de 22 víctimas fatales y decenas de heridos.

El 9 de febrero de 2005, 15 personas resultaron muertas luego que un bus chocara a un vehículo de pasajeros que se encontraba detenido en la peligrosa curva, tras pinchar un neumático.

El 3 de enero de 1993, un autobús interprovincial también se desbarrancó en el lugar, muriendo 12 personas en el lugar y otras 22 resultaron heridas.

El 26 de febrero de 1990 se registró el primer accidente grave, 10 personas fallecieron y 38 resultaron heridas, luego que un omnibús cayera al precipicio. Una bebé fue reportada como desaparecida.

La carretera de Pasamayo tiene unos 20 kilómetros de longitud con 52 curvas sinuosas, bordea el mar y es una ruta peligrosa por la densa niebla que la cubre. A veces la visibilidad es mínima y la alta humedad vuelve resbaladizo al asfalto.

Es una ruta muy transitada por camiones y autobuses, que conecta Lima con el llamado Norte Chico, pues los automóviles circulan por una vía alterna de la Panamericana, lo que aumenta el riesgo de accidentes.