Lima. Andina. Organizaciones sociales ambientalistas hicieron hoy público su respaldo a los decretos legislativos emitidos por el Gobierno para combatir la minería ilegal y advirtieron la gravedad de la contaminación ocasionada por esa actividad extractiva.

En una misiva enviada a la presidencia del Consejo de Ministros y a medios de comunicación, dijeron que los decretos, que son rechazados por los mineros ilegales de Madre de Dios, representan un compromiso por ordenar y formalizar esa actividad.

Además, pidieron la inmediata aplicación de cada una de las medidas adoptadas ante la gravedad de la situación social y ambiental en las zonas afectadas por la minería ilegal en diversas zonas del país.

En febrero pasado, el Gobierno aprobó un decreto que incorporó al Código Penal el delito de minería ilegal, con sanciones de hasta 10 años de cárcel para su modalidad agravada; y publicó diversas normas de interdicción a esa actividad.

Las organizaciones que respaldan estas medidas son la Asociación de Servicios Educativos Rurales, para la Investigación y Desarrollo Integral, el Centro de Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Cayetano Heredia, ProNaturaleza y la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental.

En la misiva consideran positivos los decretos, con los que además se buscan formalizar la actividad artesanal y mitigar los impactos sociales y ambientales generados.

Estimaciones oficiales señalan que unas 30.000 hectáreas de bosque amazónicos han sido depredados en la región Madre de Dios por minería ilegal, que vierte el mercurio utilizado en los ríos y terrenos aledaños.

También invocaron a que el Estado disponga los recursos presupuestales necesarios a fin de garantizar la sostenibilidad en el tiempo de las acciones de interdicción y mitigación de los efectos de la minería informal.

“La debilidad presupuestal puede ocasionar que los esfuerzos desplegados sean inoperantes”, indica la misiva.

Además, estas organizaciones recomendaron iniciar una campaña de difusión y comunicación para contrarrestar la alta desinformación que circula actualmente en la región de Madre de Dios, donde se concentra la minería ilegal.

Abogaron por promover espacios de diálogo sobre la materia, principalmente en los gobiernos regionales y gremios de diversas actividades vinculadas o afectadas por la minería ilegal.

Finalmente, urgieron a impulsar los procesos de gestión del territorio en las regiones donde actúa la minería ilegal, teniendo en cuenta a los diversos actores de la región y sus potencialidades.