Lima. El ex presidente Alejandro Toledo tomó con firmeza la posta en la carrera hacia las elecciones presidenciales de abril en Perú, con una intención de voto que le garantizaría el codiciado pase a una prevista segunda vuelta, mostró un sondeo el domingo.

Toledo, quien gobernó Perú entre el 2001 y 2006, desplazó con 28,6% a la hija del ex mandatario Alberto Fujimori, la congresista Keiko Fujimori, y al ex alcalde capitalino, Luis Castañeda, según la encuesta urbana-rural realizada por la Universidad Católica de Perú.

"Como en toda campaña, entre los candidatos se atacan y critican. En el caso de Toledo, este ha sido el más beneficiado de los candidatos, distante muchas veces al clima que presentan los medios", precisó la encuestadora.

El ex presidente de origen humilde ha ido escalando en los sondeos pese a que culminó su mandato con un dígito de aprobación y fuertes críticas sobre su vida personal.

El sondeo reflejó que Keiko Fujimori se mantuvo en segundo lugar -aunque con un leve retroceso en su porcentaje- con 20,3% de las preferencias, mientras que Luis Castañeda bajó al tercer puesto con 17,5%.

La encuesta anterior de la Universidad Católica fue liderada por Castañeda con 25%. Le seguían de cerca Fujimori y Toledo, ambos con 22% de las intenciones de voto.

El Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica precisó que Fujimori mantiene una intención de voto constante y goza de un fuerte apoyo rural.

Fujimori es apoyada fuertemente por pobladores de zonas rurales que recuerdan cómo Alberto Fujimori estabilizó la economía y combatió la guerrilla izquierdista que asoló Perú.

Sin embargo, también arrastra la cruz de la condena de su padre a 25 años de prisión por abusos a los derechos humanos cometidos durante su Gobierno.

Castañeda en baja. El Instituto detalló que "quien sí viene sufriendo variaciones, en este caso negativas, es Luis Castañeda, que según las cifras de nuestros anteriores sondeos tiene una pérdida de intención de voto de alrededor de 7% (...) peligrando, por ahora, su pase a una hipotética segunda vuelta".

Ello pese a que el ex edil tiene como bastión electoral a Lima, que alberga a un tercio de la población del país rico en recursos naturales.

De acuerdo a los principales sondeos, ninguno de los tres aspirantes, quienes favorecen el libre mercado, superaría en el comicio del 10 de abril el 50% de votos necesario para evitar un balotaje el 5 de junio.

Más abajo en el sondeo, aunque mostrando un repunte, figuró el candidato nacionalista Ollanta Humala, con 12% frente 9% de la encuesta previa.

Humala asustó a los inversores cuando casi gana los comicios del 2006, con propuestas de nacionalizar sectores estratégicos como el gasífero y cuando fue apoyado por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Pero analistas consideran que ha moderado su discurso en esta ocasión.

La encuesta de la Universidad Católica se realizó entre el 29 de enero y 3 de febrero con un margen de error del +/- 2,47%. Su nivel de confianza es de 95%.