Dos quintas partes de los hombres en países en vías de desarrollo aún fuman o usan tabaco, y las mujeres están empezando a fumar cada vez más y a edades más tempranas, según un amplio estudio internacional que halló "alarmantes hábitos" en el uso del tabaco.

A pesar de las medidas antitabaco en todo el mundo, la mayoría de países en desarrollo tienen bajos índices de abandono, según el estudio en la revista médica The Lancet publicado este viernes.

Hay amplias diferencias en los índices de tabaquismo entre géneros y naciones, así como grandes disparidades en el acceso a los tratamientos eficaces para dejar el tabaco.

"Aunque 1.100 millones de personas se han visto cubiertas por la adopción de políticas de control del tabaquismo más eficaces desde 2008, el 83% de la población mundial no está cubierta por dos o más de estas políticas", dijo Gary Giovino de la Escuela de la Salud Pública y Profesionales de la Salud de la Universidad Buffalo en Nueva York, que dirigió la investigación.

Las medidas incluyen leyes de prohibición de fumar en lugares públicos, imposición de prohibiciones en la publicidad y la exigencia de advertencias sanitarias más descriptivas en las cajetillas de cigarrillos.

Los hallazgos se conocen cuando las principales tabacaleras del mundo, British American Tobacco, Imperial Tobacco, Philip Morris y Japan Tobacco han perdido una apelación legal crucial en Australia esta semana en contra de una ley que exige que las cajetillas se vendan sin marca.

Las leyes "sin marca" australianas están en línea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las están siguiendo muy de cerca en Reino Unido, Noruega, Nueva Zelanda, Canadá e India, que están estudiando adoptar medidas similares.

El tabaco mata hasta la mitad de sus usuarios, según la OMS.

Fumar provoca cáncer de pulmón, a menudo con pronóstico mortal, y otras enfermedades respiratorias crónicas. También es el principal factor para las enfermedades cardiovasculares, la principal causa de muerte del mundo. Otras formas de uso de tabaco incluyen el tabaco de mascar y el de esnifar.

Epidemia. Matthew L. Myers, presidente de la Campaña Libre de Tabaco para los Niños, con sede en EEUU, dijo que el estudio "deja al descubierto la enormidad de la epidemia mundial del tabaco".

"Sin una acción urgente, el tabaco se cobrará 1.000 millones de vidas este siglo", dijo, urgiendo a los países más pobres a "actuar ahora y hacer frente a una crisis que no se pueden permitir".

Usando datos de las Encuestas Mundiales de Tabaco y Adultos (GATS, en sus siglas inglesas), realizadas entre 2008 y 2010, el equipo de Giovino comparó patrones de uso y abandono del tabaco en gente con edades de más de 15 años en 14 países con ingresos bajos y medios. También incluyeron datos de Reino Unido y Estados Unidos para comparar.

Las encuestas hallaron una gran desproporción en los índices de tabaquismo entre hombres y mujeres - una media de 41% en hombres, frente al 5% de las mujeres - y una amplia variación en la prevalencia del tabaquismo, que van desde el 22% en hombres brasileños a más del 60% en Rusia.

Los índices de las mujeres fumadoras van desde el 0,5% en Egipto a casi el 25% en Polonia. Las mujeres en Reino Unido y Estados Unidos también tenían altos índices, con 21 y 16%, respectivamente.

El estudio halló que el 64% de los fumadores utilizan cigarrillos manufacturados.

Con unos 301 millones de fumadores, China fuma más que ningún otro país, muy seguido por India con casi 275 millones.

La OMS dice que el tabaco ya mata a unos seis millones de personas al año, incluidos más de 600.000 de fumadores pasivos. Para 2030, si continúa la tendencia, predice que el tabaco matará a ocho millones al año.